Euroliga

Barcelona enseña el camino

Pierre Oriola intenta superar a Rodrigue Beaubois en un duelo de Euroliga./David Aguilar
Pierre Oriola intenta superar a Rodrigue Beaubois en un duelo de Euroliga. / David Aguilar

El Baskonia visita hoy el difícil Palau blaugrana con la mirada puesta en la final frente al Maccabi de Vitoria

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

El Barcelona no está bien. Es obvio. Claro que más evidente e irrefutable es que los de Pesic son los actuales campeones de la Copa del Rey. Trofeo que levantaron en Gran Canaria, hace poco más de un mes, jugando a un nivel muy alto. El Baskonia quiere, por tanto, cobrarse la revancha de aquella temprana eliminación. Quizá la irregularidad del rival le permita asaltar su palacio esta noche. Aunque no será fácil. «Son agresivos y duros», reconoció Patricio Garino antes de partir hacia la ciudad condal. «Pero tienen altibajos. Nosotros tenemos muchas ganas de revancha tras la derrota en la Copa y eso nos ayudará a mantener la intensidad durante los 40 minutos».

Este Barcelona no se parece en nada al que dirigió Sito Alonso la primera mitad de la temporada. Qué vamos a contar en Vitoria sobre el cambio en el alma de un equipo cuando se sustituye al entrenador. Ahora, su rendimiento es un tanto irregular. Es una incógnita. Como lo es también la participación hoy de Huertas. El brasileño viajó ayer y se vestirá de corto. Que juegue es poco probable. Su muñeca aún sigue tocada.

Pero volvamos al rival. El miércoles, el Barça no pudo superar al Unicaja en el Martín Carpena. Apretó, pero no llegó a pasar del 95-91, en un duelo de poder a poder, en el que la luz de Dani Díaz brilló más que la espectacular actuación de Ante Tomic. 31 de valoración -con 22 puntos y 11 rebotes- para el talentoso pívot croata eternamente discutido por la cátedra.

El pasado domingo, en Burgos, sólo la explosión de Heurtel pudo evitar que el San Pablo les ganara. Además de los 26 puntos, 13 asistencias y 4 rebotes del francés, el Barcelona necesitó una prórroga para hacerse con la victoria y que los castellanos fallaran el último lanzamiento para vencer finalmente por 101-103.

Sin embargo, unos días antes, los blaugrana asaltaron el Pireo para superar con claridad a Olympiacos, uno de los candidatos más firmes a estar en la Final Four de Belgrado. Otra vez Tomic -y Moerman- recorrieron el camino del triunfo que les señaló Heurtel.

Desde la humildad

Nada más terminar el brillante partido del Baskonia frente al Brose Bamberg, el técnico baskonista Pedro Martínez avisó de lo complicado de jugar en el templo culé. «He jugado muchas veces en mi carrera en el Palau y he ganado muy pocas», recordó. Ayer, al abandonar Vitoria camino de la capital catalana, insistió en que «va a ser un partido difícil contra un equipo en una dinámica muy buena. Y lógicamente, jugando normal o regular no hay posibilidad de ganar allí». Lo que quiere decir que si los azulgrana saben mantener el nivel que mostraron contra el Gran Canaria en la ACB y frente al Brose en el Buesa Arena, sí se puede.

Más información

Desde la humildad, por supuesto. Desde el reconocimiento de la calidad y el potencial del rival, pero con la verdad que enseña la historia. De las quince veces que se han enfrentado en Euroliga, los vitorianos han ganado nueve. Los últimos tres partidos murieron bajo el signo de Aker. En el de ida, Shengelia marcó su máxima anotación europea -24 puntos- para superar por los pelos a los catalanes por 85-82. «El trabajo va a ser muy duro. Ellos son muy agresivos en defensa y cargan mucho el rebote ofensivo». El duelo entre Oriola y Voigtmann promete ser precioso. Y por descontado, el choque de trenes entre Tomic y Poirier. ¡Y el combate Claver y Shengelia!

Aunque el Barcelona es mucho más que juego interior. «Además de esa potencia tienen una gran amenaza en el tiro exterior. Heurtel ha logrado su punto de protagonismo y desempeña un papel determinante», destacó Martínez, que tampoco se olvidó de un Tomic «que ha mejorado mucho». Si hay que señalar al responsable del resurgimiento del Barça, las nominaciones son unánimes. «Tengo mucho respeto y admiración por el ‘coach’ Pesic. No es de ahora, es de toda la vida. Le he admirado y le he analizado mucho porque siempre propone cosas interesantes tanto en defensa como en ataque».

Es el momento de que el Baskonia se deje guiar por la belleza de sus armas para tomar hoy a los de Barcelona y el próximo jueves a los de Tel Aviv.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos