Desconexión final

El equipo se retira cariacontecido al final de un partido en el que mostraron todas las debilidades que habían desaparecido las jornadas anteriores./Igor Aizpuru
El equipo se retira cariacontecido al final de un partido en el que mostraron todas las debilidades que habían desaparecido las jornadas anteriores. / Igor Aizpuru

El Baskonia cede ante el colista en el peor partido de las últimas semanas, pero será séptimo al perder el Khimki y se enfrentará al Fenerbahce en los 'play off'

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Era la noche del baile y los bailaron. El momento para disfrutar tras un duro curso que muchos pensaban que no se llegaría a aprobar. Pero esa misma euforia que tanto se intentó evitar durante el mes de marzo, prendió una chispa, quizá la que contocircuitó al Baskonia, que terminó por costarle la victoria contra un Efes que llegó a Vitoria después de ocho derrotas consecutivas.

Un mal partido que no debería pasar de resbalón y culetada -y una imagen bastante pobre dicho sea de paso- ya que el Khimki perdió en Barcelona, garantizando la séptima plaza a los azulgrana. Espera el Fenerbahce en el 'play off'. El actual campeón.

79 Baskonia

Granger (7) Janning (10) Garino (9) Shengelia (17) Poirier (17) -5 inicial-; Diop (0) Huertas (5) Voigtmann(4) Beaubois (10).

81 Anadolu Efes

Douglas (8) Batuk (5) Simon (4) Motum(16) Stimac (9) -5 inicial-; McCollum (21) Bitim (8), Demir (0) Mustafa (0) Dunston (10)

Parciales
18-13, 14-20 (32-33, al descanso), 19-27, 28-21
Árbitro
Robert Lottermorser (Alemania), Olegs Latisevs (Letón) y Spiros Gkontas (Grecia). Señalaron técnica a Pedro Martínez (min. 22). Sin eliminados.
Incidencias
Partido correspondiente a la trigésima jornada de la Euroliga disputado en el Fernando Buesa Arena ante 10.311 espectadores.

Los de Pedro Martínez concedieron demasiado. Eran conscientes de que una victoria podía incluso valer la sexta plaza, pero de tanto querer la pelota, acabó por pincharla. Los azulgrana fueron anoche todo lo que no han sido en el mes de marzo. Frágiles, individualistas, irregulares. Solo Shengelia, pura jerarquía, y Garino, todo corazón, aportaron de una forma continuada a lo colectivo. No encontró Pedro Martínez la tecla para reconducir el descontrol. Igual le faltaron demasiadas. Vildoza, tocado, no jugó. Timma, lesionado aún del codo, ni se vistió. Huertas, errático. Beaubois, disperso. Voigtmann, irregular. Poirier, muy espectacular en ataque, estuvo blando en defensa.

Incluso así, anduvieron cerca de ganar. Solo por carácter, a tres del final, se empataba a 77. Hasta se adelantaron tras robar el capitán un balón en media cancha al base rival, Errick McCollum. Y Huertas con tres segundos por jugar, recuperó, justo debajo del aro, una pelota en la presión sobre el saque de fondo turco. Tan literalmente debajo de la canasta, que con 79-80, no logró anotar. La falta de Janning en una lucha desesperada por ganar el rebote puso la puntilla.

Mal asunto cuando se anota más en 'alley opp' que desde la línea de 6,75. Para olvidar la estadística de 4 de 16 en triples. Baskonia no debería haber concedido nada en la visita al Buesa del peor alumno del curso. Sobre todo si te la acabas jugando a lo único que hacen especialmente bien: tirar tiros libres. 15 de 18 anotó ayer Efes para llevarse la victoria 79-81. Y fallaron intencionadamente el último para que se consumiera el segundo que restaba por jugar. Los locales no superaron el 65% de efectividad en ese apartado.

'Showtime'

La intensidad defensiva que dejó a Efes en 13 puntos en el primer cuarto y la facilidad para anotar de Shengelia y Poirier, que machacó el aro media docena de veces en el 'pick&roll', invitó a la floritura. Demasiado. Huertas pinchó en su empeño por regalar un poco de 'showtime' a la grada y eso condujo a la anarquía.

Lo que aprovechó Ataman para sacar a McCollum y Duston, que conocen los fundamentos del juego, y un equipo, en el que solo el gigantón Stimac ponía alma, resucitó. Al punto que al descanso mandaban en el marcador 32-33, tras el peor cuarto del Baskonia en los últimos meses. La estrella de Efes, que no jugó bien y no pisó el parqué en todo el primer parcial, terminó el encuentro con 21 puntos.

Luego fue a peor. Una pérdida tras otra catapultó a Efes. Doce balones acabaron sin destinatario fijo. En fases del partido, los jugadores ni se miraban. Se llegó a ver a Huertas echando la bronca a sus interiores por cortes mal realizados o porque no acudían a bloquear cuando se lo ordenaba. La defensa también se relajó. Los azulgrana, que promedian 34 rebotes por partido, anoche solo capturaron 27. Se mostraron impotentes por momentos.

Y en esas circunstancias la reacción a la desesperada no suele funcionar. Llegó. Se encargó Shengelia de ello. Imperial con 17 puntos. Pero no fue suficiente.

Los de Martínez pueden lanzar el birrete al aire, lo han merecido, por el brillante mes de marzo, por la clasificación para el Top 8, por ganarse un respeto de los rivales que esperamos ayer no se pusiera en duda. Pero toca pensar, y mucho, en el borrón de ayer. Fenerbahce no va a perdonar nada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos