Euroliga

Demarraje en calma

Baskonia – Brose Bamberg en directo: Euroliga 2017-18, online/
Baskonia – Brose Bamberg en directo: Euroliga 2017-18, online

El Baskonia se aleja un triunfo del Maccabi y se asienta en la octava plaza tras otra sesión de dominio arrollador ante el Brose Bamberg

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El Baskonia sigue quemando etapas con su estilo perseverante y sin fallo en la lucha por alcanzar un puesto en los ‘play off’ de la Euroliga. Tras vapulear al Zalgiris la semana pasada, se encaramó a la octava posición, dentro de la zona noble por primera vez desde el inicio de temporada, e igualado a triunfos con un Maccabi al que relegaba el noveno escalón.

Reseñada este martes una nueva derrota de los hebreos en la cancha del Fenerbahce, la escuadra azulgrana se mostro fiel al guión de las últimas semanas. Volvió a ser un equipo desbordante e incluso se permitió alardes de vistosidad resueltos con una sonrisa distendida ante un Brose Bamberg inofensivo. Sin objetivo alguno en la Euroliga, bastante tiene la escuadra de Luca Banchi con el atolladero en el que se encuentra en una competición dómestica en la que se ha retrasado en exceso y que debe ganar si quiere volver el próximo curso a la primera línea continental.

103 Baskonia

Granger (17), Janning (6), Timma (13), Malmanis (2) y Poirier (10) -cinco inicial-, Voigtmann (4), Vildoza (6), Beaubois (12), Diop (16), Shengelia (11), Garino (6) y Martínez (-).

79 Brose Bamberg

Zizis (17), Lo (2), Dorell Wright (8), Rubit (5) y Musli (8) -cinco inicial-, Staiger (6), Mitrovic (4), Hickman (14), Nikolic (5), Radosevic (10) y Mcdowell-White (-).

Parciales
27-14, 23-25, 30-13 y 23-27
Árbitros
Sreten Radovic (Croacia), Fernando Rocha (Portugal) y Robert Vyklicky (República Checa). Sin eliminados.
Incidencias
Partido correspondiente a la decimoséptima jornada de la Euroliga disputado en el Fernando Buesa Arena ante 11.865 espectadores

Un aspirante en racha

Ante semejante panorama, el conjunto alemán cumplió con la obligación de comparecer en el Buesa Arena para tomar después el camino de vuelta a casa con un visible rejón de castigo. La escasa predisposición visitante colisionó con un Baskonia obligado a ganar, que arrancó de manera demoledora, se permitió unos minutos de baches en el segundo cuarto para más tarde imponer su autoritarismo durante una tercera entrega en la que aplastó a su rival. Cuarto triunfo consecutivo en el frente continental, donde el Baskonia firma su mejor racha, aún abierta, de la presente campaña. Una progresión brillante que mañana se someterá a un nuevo examen en el Palau blaugrana ante el Barcelona de Pesic. En la guarida del campeón copero, es más que posible que el equipo de Pedro Martínez resuelva la encrucijada entre defender el octavo puesto en el que ahora se asienta o que incluso puede mirar algún peldaño más arriba. Ante una nueva batalla inmediata en una semana intensiva, el cuadro azulgrana aprovechó el choque ante los germanos para asentar su apuesta colectiva, pero también para rodar de nuevo a Tornike Shengelia y repartir protagonismos y minutos de descanso entre los jugadores con más kilómetros en las piernas. Al fin y al cabo, también conviene economizar energía de cara a un próximo compromiso en tierras catalanas que promete ser mucho más complejo que el de este miércoles en el Buesa Arena.

El Baskonia arrancó a plena potencia, enchufado y pleno de seriedad ante un Bamberg un tanto desubicado. La intimidación bajo los aros de Vincent Poirier y la pegada en ataque de Janis Timma y Jayson Granger marcaron la primera diferencia seria en el luminoso (22-7, minuto 7). El primer zarpazo azulgrana era casi letal para una escuadra germana tibia y que parecía no mostrar demasiado espíritu para pelear el choque.

Zona germana

El cuadro visitante se parapetó en dispositivo defensivo zonal que frenó la fluidez ofensiva vitoriana. A pesar de la celada táctica de Luca Banchi, el Baskonia cerraba el primer cuarto con un 27-14 a favor y arrancar después el segundo con el retorno a la actividad de Tornike Shengelia, que se disfrazó de triplista en su vuelta tras su lesión muscular. Dos aciertos desde la larga distancia del capitán dieron paso una antideportiva sobre Patricio Garino que deparó un 38-22 categórico en pleno ecuador del segundo capítulo. La diferencia transmitía la sensación de que al partido le quedaba entre poco y nada para decantarse a favor de los locales. Sin embargo, el Baskonia pasó del dominio al desorden en los minutos posteriores. Luca Vildoza tomó el testigo de Jayson Granger y perdió la brújula del criterio. La distensión cundió en las filas azulgranas, el rebote dejó de ser una obligación y el Brose se animó desde el triple de la mano de Ricky Hickman y Nikos Zisis.

La reacción permitió a los germanos recortar distancias para llegar al descanso con un 50-39 que no terminaba de despejar la noche. Lejos de alimentar la incertidumbre, el Baskonia volvió al parqué con ese espíritu ávido y dinamitero que le permite romper partidos de manera expeditiva. Jayson Granger volvió a ejercer de detonador. Ocho puntos de inicio con su firma y un servicio al contraataque para que Rodrigue Beaubois culminara un contraataque con un triple. Parcial de 11-4 y el Brose Bamberg que volvía a perderse en la tormenta azulgrana (61-43, minuto 23). El Baskonia tenía a su presa de nuevo inmóvil y sin margen de reacción. Avanzó con paso demoledor a lo largo de un tercer cuarto que cerró con un 80-52 para después gustar y gustarse en una última entrega exenta de drama.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos