El Baskonia busca las llaves del Palau

Matt Janning, gran protagonista del segundo partido gracias a su acierto triple, es frenado en falta por Ante Tomic. /Rafa Gutiérrez
Matt Janning, gran protagonista del segundo partido gracias a su acierto triple, es frenado en falta por Ante Tomic. / Rafa Gutiérrez

Encara la primera oportunidad para sentenciar al Barcelona y acceder a la final ACB en una cancha en la que no gana en 'play off' desde junio de 2010

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El vetusto Palau blaugrana espera esta noche al Baskonia con el peso de la historia sobre unas gradas que han visto de todo y un presente de preocupación para los anfitriones. El 2-0 impera en la eliminatoria a favor de los hombres de Pedro Martínez, que disponen de tres oportunidades para resolver la serie y acceder al 'play off' final por el título liguero. El Baskonia abre la puerta del templo blaugrana para medirse a un Barcelona que está obligado a salir de las cuerdas. Solo una victoria más y el club de Zurbano alcanzaría la octava final liguera de su historia, la primera después de ocho años desde que alzara su últimos títulos de Liga ACB en la temporada 2009-10. Solo un empujón más para poder decir con todas las letras que el Baskonia ha vuelto a una gran final.

Los dos duelos disputados en el Buesa Arena han constatado la superioridad del conjunto vitoriano, implacable en el duelo inicial y capaz de recomponerse en el segundo tras la previsible mejora blaugrana. El equipo de Pedro Martínez supo moverse con soltura y efectividad en un escenario de trincheras como el del segundo capítulo para volver a tumbar a un oponente golpeado en lo psicológico tras ver cómo se escapaba un choque en el que había trabajado a destajo.

El dato

22,7
Es el promedio de asistencias del conjunto vitoriano en los 'play off', el mejor en este apartado de juego de los ocho equipos participantes. Los hombres de Pedro Martínez han incrementado este registro respecto al que acreditaban durante la fase regular, con 19,3 pases de canasta por encuentro.

Ante el cambio de sede de la eliminatoria, el Barcelona se blinda con el silencio, especialmente en lo que atañe a cuestiones médicas. Queda en suspense cualquier opción de que Pierre Oriola o Pau Ribas retornen esta noche para dar auxilio a su equipo y tampoco hay una postura clara sobre la disponibilidad de Petteri Koponen, que tuvo que abandonar el parqué del Buesa Arena sin poder apoyar la pierna derecha tras un fuerte golpe en el tobillo. Los problemas del Barça agudizan la sensación de superioridad del Baskonia, no solo en su calidad de juego sino incluso en longitud de plantilla.

Reactivo casero

Los de Pesic fueron capaces de mostrar un nivel de agresividad en el segundo duelo que metió a los vitorianos en un laberinto y que se puede incrementar en el tercero, ya en territorio culé. El Palau blaugrana mantiene ese aura de cancha compleja de abordar y que puede resucitar al Barça en sus horas más bajas. Su capacidad de atracción para los aficionados puede fluctuar pero sus dimensiones (7.585 asientos) podría generar un ambiente más que caldeado. De hecho, el Palau es territorio vedado al Baskonia en sus últimas visitas en tiempo de 'play off' ACB, donde no gana desde el 12 de junio de 2010. Aquel 69-70 fue la segunda muesca de una final que se cerraría días después en el Buesa Arena con el histórico 2+1 de Fernando San Emeterio y el título liguero. A partir de ahí, cinco derrotas repartidas en tres series, dos de semifinales (2010-11 y 2015-2016) y una de cuartos (2013-14). El Baskonia deberá buscar hoy esas llaves del Palau que no encuentra desde hace ocho años.

«Esperamos el mismo Barcelona físico y agresivo del segundo choque»

Matt Janning fue el detonador de la reacción vitoriana con sus triples en el segundo duelo. Cuatro de los siete triples anotados por el Baskonia en aquel tercer cuarto llevaron su firma, aunque el escolta de Minnesota recuerda que «todo cambió a partir de una buena defensa». La segunda victoria en el Buesa Arena dejó también un aviso claro respecto a la capacidad blaugrana para forzar hasta el extremo la aguja de la intensidad. «Esperamos al mismo Barcelona físico y agresivo del segundo choque», pronostica Janning. La sensación de rival acorralado también puede convertir al conjunto de Pesic en una fiera peligrosa. Janning prevé que «ellos saldrán con una energía extra para intentar evitar que sea el último partido de la temporada». Ante la borrasca que se avecina, el jugador estadounidense apuesta por mantener el mismo nivel de pegada muscular, pero también «jugar con inteligencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos