Baloncesto

El Baskonia se desinfla tras el descanso y cae ante Fuenlabrada

Poirier entra a canasta en el partido disputado en Getafe.
Poirier entra a canasta en el partido disputado en Getafe. / Photodeporte

El balance negativo no es un drama, dado que Pablo Prigioni sigue primando otras cuestiones en los choques de preparación por encima del resultado final

CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El Baskonia ha acumulado este viernes su tercera derrota de la pretemporada después de caer ante el Fuenlabrada en la apertura del Trofeo Ciudad de Getafe. El balance negativo no es un drama, dado que Pablo Prigioni sigue primando otras cuestiones en los choques de preparación por encima del resultado final. Ante la escuadra madrileña, las máximas del técnico argentino volvieron a marcar el pálpito aún desacompasado de un Baskonia en el estado inicial de su madurez. Predominaron el reparto de minutos, el desgaste calculado de los primeros espadas y la concesión de minutos de tensión para los más jóvenes. Los azulgranas fueron un grupo más reconocible con Shengelia y Poirier ya en dinámica, pero todavía en pleno aterrizaje. Sin escoltas, Huertas y Granger compartieron cancha y entre la tropa de imberbes emergió el fantástico acierto triple del vallisoletano Miguel González, autor de 20 puntos y un 5 de 6 desde más allá de la línea de 6,75.

85 Fuenlabrada

Vargas (6), Cruz (13), Eyenga (26), Olaseni, Sekulic (8) -quinteto inicial-; O’Leary (14), Rupnik (8), Llorca (5), González (3) y Sulejmanovic (2).

82 Baskonia

Huertas (10), Granger (9), González (20), Shengelia (12), Diop (6) -quinteto inicial-; Vildoza (8), Malmanis (7), Poirier (5), Martínez (3), Macura y Kurucs (1).

Parciales
12-24, 16-19 (28-43 al descanso), 31-23 (59-66) y 26-16.

Con un quinteto inicial de apariencia sólida formado casi en su totalidad por ‘mayores’, el Baskonia supo dominar el primer cuarto (12-24). Los cambios continuos oxigenaron al plantel baskonista, pero también coartaron su despegue, lo que no impidió que alcanzara el descanso con una ventaja holgada (28-43). A partir de ahí, llegó el progresivo decaimiento vitoriano, que supo aprovechar un Fuenlabrada más enérgico de la mano de Eyenga y Vargas. El Baskonia no pudo controlar su caída, ni con hombres experimentado ni con novatos hasta ver anulada su ventaja en el arranque del cuarto final. Optó Prigioni por dar galones a sus pupilos más jóvenes a siete minutos del cierre. Los cachorros cumplieron, pero sin controlar la dinámica negativahasta ceder en la recta final.

Fotos

Vídeos