El Baskonia saca las garras

Baskonia - Fenerbahce en directo: Euroliga 2017-18, online /
Baskonia - Fenerbahce en directo: Euroliga 2017-18, online

Los azulgranas mantienen viva la serie en el Buesa Arena tras recuperar la versión más consistente y controlar su declive final ante el Fenerbahce

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Ni 3-0 ni desfile arrollador del vigente campeón de Europa. El Fenerbahce tendrá que cancelar cualquier tipo de plan que tenga en casa para quedarse un par de días más en Vitoria. El Buesa Arena le espera este jueves (21.00 horas) de nuevo, con el Baskonia como anfitrión belicoso que se agarra a la eliminatoria de cuartos que tan cuesta arriba se puso tras las dos derrotas encajadas en territorio turco.

El conjunto azulgrana se niega a quedar inédito en estos cuartos de final y este martes le endosó al vigente campeón continental su primera derrota en este tramo competitivo después de una trayectoria impoluta de once triunfos consecutivos en las últimas cuatro temporadas. La serie se revitaliza en tierras alavesas. Ojalá no sea un solitario gesto de orgullo antes de caer ante el poderío del Fenerbahce.

88 Kirolbet Baskonia

Huertas (11), Beaubois (21), Timma (8), Shengelia (10) y Poirier (12) -cinco inicial-, Vildoza (4), Janning (10), Diop (-), Voigtmann (12), Granger (-) y Garino (-).

83 Fenerbahce Dogus

Muhammed (8), Wanamaker (5), Kalinic (2), Thompson (1) y Vesely (17) -cinco inicial-, Sloukas (14), Guduric (12), Melli (7), Duverioglu (2), Nunnally (2) y Datome (13).

Parciales
19-20, 28-18, 20-28 y 21-17
Árbitros
Sreten Radovic (Croacia), Sasa Pukl (Eslovenia) y Olegs Latisevs (Letonia). Sin eliminados.
Incidencias
Tercer partido correspondiente al «playoff» de la Euroliga disputado en el Fernando Buesa Arena de Vitoria ante 12.136 espectadores. Antes del encuentro Tornike Shengelia recogió el trofeo al mejor jugador de la Euroliga del mes de marzo.

Este jueves, otra batalla para intentar equilibrar el 'play off' para volver a la boca del lobo a orillas del Bósforo. El Buesa Arena dio la vida al Baskonia, cabizbajo y derrotado en el tramo otomano de la serie. Fue volver a casa, encontrarse con su público entregado y recuperar el color de manera casi plena.

Un rival abordable

El poder turco es abordable, tal y como demostró ayer el Kirolbet, capaz de tener el control del duelo en su mano para salir de cada emboscada planteada por su rival. Eso sí, se permitió ciertas concesiones a la incertidumbre en cinco minutos finales en los que, tras lograr una renta de 16 puntos (82-66), regaló oxígeno a los hombres de Obradovic hasta reducir la renta a un 84-78 a falta de poco más de dos minutos para el cierre. El susto final fue controlado para no amargar la noche a las 12.136 almas congregadas en el coliseo de Zurbano.

No todo se explica a partir del cambio de escenario. De los escarmientos sufridos en los dos primeros encuentros emergió un Baskonia al fin armónico y coral, con todos sus efectivos en cancha dispuestos no solo al esfuerzo sino también a la eficiencia y la templanza durante gran parte del duelo. Y todo, a pesar de prescindir de Ilimane Diop, con un Patricio Garino testimonial y Jayson Granger, dispuesto a ayudar, pero lejos de su mejor versión. Los jugadores azulgranas 'sanos' fueron más allá de la resistencia meritoria del segundo duelo. Justo cuando se encontraban contra las cuerdas, fueron capaces de salvar el 'match ball' en contra con su versión más completa y reconocible de la serie. Apoyado en el poderío anotador que siempre concede un buen nivel de acierto desde más allá de la línea de 6,75, pero también desde un cuidado mucho mayor del rebote bajo el aro propio, aspecto vital para no estar a merced de la cadencia que imponga el rival.

Ante el 2-0 y el peligro de caer en la eliminación, la respuesta fue coral, el único camino que entiende este Baskonia. En la hora crítica, emergió el Marcelinho Huertas más resolutivo, con brillante equilibrio entre el dominio del ritmo de juego y el acierto de cara al aro rival. La solidez interior fue granítica con la versión más sacrificada de Tornike Shengelia, la aparición, al fin, de Johannes Voigtmann y la dureza de Vincent Poirier. Por su faltaban protagonistas, Rodrigue Beaubois recuperó su esencia ofensiva de una manera desbordante y Janis Timma fue capaz de sacudirse el anonimato con una ráfaga letal de ocho puntos consecutivos en el arranque del último cuarto, justo cuando el Fenerbahce parecía recuperar fuerzas.

La irrupción anotadora del letón, reconvertido en 'cuatro' dentro de la partida táctica mantenida entre Zeljko Obradovic y Pedro Martínez en busca de quintetos de menor talla y mayor dinamismo, dio paso al zarpazo de Shengelia y a un triple de Matt Janning para facturar un parcial de 15-0 (82-66, minuto 35). La contundencia dio paso a cierta pérdida de la brújula en las filas locales, aunque el declive que parecía dar vida al Fenerbahce fue frenado a tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos