El Fenerbahce reinstaura la dictadura

Baskonia – Fenerbahce en directo: 4º partido de Play Off de Euroliga 2018, on line/
Baskonia – Fenerbahce en directo: 4º partido de Play Off de Euroliga 2018, on line

Cierra el paso hacia Belgrado de forma autoritaria a un Baskonia inconexo que dejó un conato de rebelión estéril en el cierre del tercer cuarto

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

La llama de la Euroliga se apaga en el Buesa Arena. No habrá quinto drama en Estambul. El sueño de hollar una 'Final Four' queda aparcado hasta el próximo curso para el Baskonia. Eliminado de cuartos, golpeado por un 3-1 que retrata el dominio del Fenerbahce, vigente campeón y claro aspirante a revalidar el título en Belgrado.

Nada que objetar a la lógica dictatorial impuesta por Zeljko Obradovic y los suyos. El genial técnico serbio maneja con maestría una maquinaria formada por baloncestistas expertos y adiestrados en este nivel de competitividad. El Baskonia se ha visto obligado a aprender sobre la marcha. Asomado al abismo tras ceder los dos primero asaltos, se resistió a caer para llevarse el tercero, cuando tocaba volver a casa. Y en el reencuentro en el Buesa Arena, el Fenerbahce no perdonó. Volvió a mostrar su versión de gala y su capacidad para añadir protagonistas que hasta entonces se encontraban en segundo plano como son Marko Guduric o Nikola Kalinic. No necesitó ni a un Brad Wanamaker o Jan Vesely estelares, aunque el fondo de armario que maneja Obradovic propició el resurgimiento desbordante de Nicolo Mellí.

83 Kirolbet Baskonia

Huertas (11), Beaubois (13), Garino (8), Voigtmann (12) y Poirier (14) -cinco inicial-, Vildoza (-), Janning (2), Diop (2), Timma (-), Shengelia (11) y Granger (10).

92 Fenerbahce

Wanamaker (4), Guduric (22), Datome (5), Vesely (7) y Duverioglu (4) -cinco inicial-, Thompson (5), Sloukas (5), Kalinic (11), Melli (21), Muhammed (6) y Mahmutoglu (-).

Parciales
19-25, 13-23, 30-24 y 21-20
Árbitros
Luigi Lamonica (Italia), Matej Boltauzer (Eslovenia), Piotr Pastusiak (Polonia). Eliminaron por faltas personales a los locales Poirier (min. 38) y Beaubois (min. 39). Señalaron técnica al banquillo baskonista (min.26).
Incidencias
Cuarto partido correspondiente al «playoff» de la Euroliga disputado en el Fernando Buesa Arena de Vitoria ante 11.548 espectadores.

Demasiado anónimo

En el bando anfitrión, demasiado anonimato, un equipo ahogado por la efectividad demoledora de su oponente, que le impidió entrar en ritmo de anotación durante gran parte del encuentro. En la escena final de la presente Euroliga, el Baskonia mostró a las claras cuáles son sus grietas cuando se trata de abordar a un gigante como el Fenerbahce en una serie larga. El cuadro vitoriano nunca llegó a mostrar ese fuego anotador que nutre su ADN. Por encima de todo, fue una escuadra incapaz de facturar una defensa eficaz y a la altura de su rival. Una contención demasiado contemplativa, sin el mordiente necesario para ganarse el derecho a un quinto duelo de desempate en el Ulker Sports Hall. El talento flaqueó y tembló ante la abrasiva intensidad turca, dispuesta desde el inicio a impedir que el Baskonia entrara en trance ofensivo incluso a costa de la acumulación de faltas. La línea de tiros libres se convirtió en el hogar para los jugadores de Pedro Martínez, que nunca encontraron la fluidez necesaria para equilibrar un duelo que se puso muy cuesta arriba demasiado pronto, en los minutos finales de un primer cuarto que el Fenerbahce cerró con un 19-25.

La reglas del visitante se impusieron a lo largo de la segunda entrega a pesar de la determinación mostrada por un Marcelinho Huertas infatigable o la pelea interior, demasiado solitaria, de Vincent Poirier. La labor de desfiguración del Fenerbahce avanzó de la mano de un sobresaliente acierto desde más allá de la línea de 6,75 y un grado de exigencia defensiva que no decayó. Los vitorianos llegaban sin resuello al descanso con un 32-48 en contra, se intentaban animar en los minutos iniciales, pero siempre a base de breves ráfagas, sin visos de poder cambiar la dinámica imperante del choque con un mayor ardor defensivo.

El Fenerbahce era un oponente imperturbable, insistente en una labor de derribo que alcanzó su cénit después de una técnica pitada a Pedro Martínez al protestar una falta clara de Nicolo Melli sobre Jayson Granger segundos antes de que el italiano marchara a la línea de tiros libres tras una falta de Johannes Voigtmann. La herida se abría a un más con un 47-68 en medio de la indignación generalizada contra el trío comandado por Luigi Lamonica. Se encendió entonces el Baskonia. La zona 1-3-1, los triples de Patricio Garino y Johannes Voigtmann y el calor ofensivo recobrado depararon un parcial de 13-4 que cerró el tercer cuarto con un 62-72 esperanzador. Toda rebelión requiere de combustible para mantener el poder del chispazo inicial si quiere tener éxito. En caso contrario se reduce un mero ejercicio de heroicidad fugaz y estéril. En eso quedó el amago del Baskonia, sumido en el intercambio de golpes en la recta final, sin pulso defensivo para cambiar su destino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos