El Baskonia busca activar el despertador continental

Martínez sabe que no se pueden repetir los errores cometidos frente al Zaragoza. /Blanca Castillo
Martínez sabe que no se pueden repetir los errores cometidos frente al Zaragoza. / Blanca Castillo

Necesita una reacción en la visita del Panathinaikos para abrir su cuenta de triunfos en la Euroliga y reconducir su deriva

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El Baskonia vuelve a la palestra después de tres días de trajín intenso a las órdenes de Pedro Martínez. Nada como sumergirse en el trabajo y sudar cada entrenamiento para dejar a un lado los números que mantienen al conjunto azulgrana lejos de sus posiciones habituales y en un estado de ansiedad del que debe buscar una salida. En la Euroliga, su pleno de cuatro derrotas ya ha activado la alarma, por mucho que sea cierto que queda un mundo de fase regular por delante.

El choque de esta noche ante el Panathinaikos supone una nueva prueba para el Baskonia, que busca el despertador continental para comenzar una maniobra de escalada que le meta de lleno en la lucha por los puestos de ‘play off’, los mismos que ahora se encuentran a dos victorias de distancia. El club vitoriano espera la mejor entrada en el Buesa desde el inicio de curso, con más de 12.000 almas. No faltará aliento.

Los azulgranas pierden a Jordan McRae, que se resintió de su lesión de hombro, pero pueden contar con Marcelinho Huertas, que no pudo entrenar durante las dos primeras jornadas semanales debido a molestias en la rodilla. Pedro Martínez confirmaba ayer la disponibilidad del brasileño y, fiel al oficio que desempeña, reconoció que ojalá hubiera más horas para entrenar, aunque también certificó que comanda un grupo «con muy buena mentalidad, que está trabajando duro y con ganas de querer cambiar la situación». Con McRae de nuevo bajo cuidados médicos, la incertidumbre vuelve a cernirse sobre el jugador. Su baja, reactiva a Matt Janning, en la sombra desde la reaparición de su compatriota.

«Otra cara»

Se precisa aún mucha tarea de cocina para recuperar el baloncesto perdido, pero el técnico azulgrana tiene claro que esta noche su escuadra debe ser otra. «Se tiene que ver una buena cara del equipo. No puede ser que se vea la mostrada ante el Zaragoza», asegura. El Panathinaikos se presente en Vitoria con una balance continental de dos triunfos y otras tantas derrotas, ambas registradas en sus desplazamientos a las canchas del Barcelona y el CSKA. Interiores como Chris Singleton, James Gist o Kenny Gabriel marcan el perfil atlético de un oponente que tiene al timón a un Nick Calathes como hábil organizador de juego.

Se trata de un equipo «muy completo», a juicio de Pedro Martínez que entiende que la recuperación, anímica de los suyos debe ir de la mano con la mejora del juego. En su decálogo la virtud de la perseverancia es fundamental. Mientras, incide en la necesidad de que la escuadra azulgrana no decaiga en su esfuerzo por muchas complicaciones que se encuentre de por medio. «Los jugadores son conscientes de que no hay que bajar los brazos y que hay que perseverar», afirma.

El Baskonia podrá contar esta noche con Marcelinho Huertas

El preparador barcelonés traza una línea positiva al asegurar que «vamos en una buena línea» después del trabajo de los últimos días aunque también recuerda que hay un oponente a las puertas que también medirá cualquier propósito de evolución. «Si eso sirve para ganar, también lo veremos. Hay que ver cómo juega el rival, qué nivel nos pone y cómo estamos nosotros», apunta.

El conjunto azulgrana afronta otro duelo trascendental mientras pospone la posible incorporación de un jugador interior que dé minutos de relevo a Tornike Shengelia en el puesto de cuatro. Martínez reduce la importancia de esta carencia y prefiere centrarse en la complejidad de un choque como el de esta noche. «No es algo que dependa de nosotros. Lo que me preocupa es que mañana -por hoy- juguemos bien con lo que tenemos, que es un grupo de buenos jugadores».

Fotos

Vídeos