El Baskonia, a recomponer el cuerpo técnico de Pedro Martínez

Pedro Martínez, con Curro Segura a su derecha y Sergio Valdeolmillos a su izquierda. /Dani Sánchez
Pedro Martínez, con Curro Segura a su derecha y Sergio Valdeolmillos a su izquierda. / Dani Sánchez

La salida de Valdeolmillos al Gipuzkoa Basket y de Segura, que apunta al Real Betis, obliga al Baskonia a rehacer el cuerpo de asistentes para el técnico catalán

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Salvo giro inesperado de los acontecimientos, el Baskonia arrancará la próxima temporada 2018-19 con el mismo entrenador con el que te terminó la pasada. Pedro Martínez encarna el propósito de continuidad en el puesto de primer preparador en el Baskonia, donde nadie se mantiene en dicho cargo con cierta estabilidad desde la ya lejana destitución de Dusko Ivanovic en noviembre de 2012. El técnico catalán ejerce estos días como hombre al que consultar los posibles movimientos de reestructuración en el club vitoriano durante un verano que promete ser largo.

Hay un amplio cúmulo de cuestiones sobre las que tratar respecto a los posibles retoques en la plantilla, pero también otro apartado que atañe directamente a Pedro Martínez. Se trata de la confección de su nuevo grupo de lugartenientes, sus asistentes de confianza en la parcela baloncestística. Los primeros movimientos del mercado estival han deparado la casi completa desmantelación del cuerpo técnico que acompañó a Martínez el pasado curso. El intenso trasiego de entrenadores en la Liga ACB llevó hace días a Sergio Valdeolmillos a firmar contrato con el Gipuzkoa Basket como sustituto de Porfi Fisac. Ahora, Curro Segura se encuentra cerca de comprometerse con el Real Betis, que la próxima campaña buscará el retorno a la élite nacional desde el escalón inferior de LEB Oro.

Ahora mismo, hay una soledad alrededor de Pedro Martínez que el Kirolbet debe solucionar durante las próximas semanas. Al fin y al cabo, la marcha y reposición de entrenadores asistentes acostumbra a ser la tónica habitual al cierre de cada temporada. En el Baskonia, los primeros entrenadores van y vienen en los últimos tiempos, pero también los segundos y terceros. Como único ejemplo de continuidad dentro del cuerpo técnico persiste David Gil, centrado en labores de 'scouting'.

Trasiego constante

El pasado verano, la entidad de Zurbano ya se tomó su tiempo para dotar de apoyos a Pablo Prigioni después de un largo casting con una nutrida lista de opciones de la que terminaron por surgir Sergio Valdeolmillos y Iurgi Caminos. Tras la renuncia del argentino, el primero optó por continuar en la disciplina azulgrana mientras el segundo se decantó por seguir el camino del entrenador saliente. Curro Segura fue el reemplazo como pilar de apoyo en la segunda andadura de Pedro Martínez al frente de la nave azulgrana.

La remodelación del 'staff' técnico es una tónica habitual de cada verano

El nuevo grupo de trabajo se afianzó a lo largo de una campaña que tuvo sus picos álgidos en los cuartos de final de la Euroliga, perdidos ante el Fenerbahce, y el retorno a la final de la Liga ACB después de ocho años, donde la escuadra azulgrana cayó ante el Real Madrid. El cierre de ejercicio ha dado paso a la despoblación del cuerpo técnico en lo que respecta a la parcela baloncestística, aunque también se pueden registrar cambios a lo largo del verano en otros apartados como el médico. Si el Baskonia cumple con su patrón habitual, David Gil seguiría ejerciendo como encargado de 'scouting', pero todavía debería encontrar dos técnicos asistentes para cubrir las espaldas de Pedro Martínez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos