El baskonismo reza por Shengelia

Shengelia se retira tras la lesión/Igor Aizpuru
Shengelia se retira tras la lesión / Igor Aizpuru

El Baskonia supera con solvencia al Hapoel Jerusalem en el Trofeo Álava, pero espera el alcance del esguince de tobillo sufrido por Shengelia

CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Era una transición clara que se disponían a culminar mano a mano Jayson Granger y Tornike Shengelia. La grada del Buesa Arena preparaba las palmas para jalear una nueva canasta cuando el pase del uruguayo al capitán dio paso a un rebalón y una fea caída que silenció el coliseo azulgrana. El juego continuó unos segundos más para después parar. Shengelia reclamaba atención, tendido sobre le parqué con las manos sobre la cabeza. Lo que debía ser un primer encuentro alegre entre la afición y el nuevo Baskonia con el Hapoel Jerusalén como invitado giraba hacia la inquietud debido al percance del georgiano a dos minutos del cierre del segundo cuarto. Shengelia abandonaba la cancha apoyado sobre los hombros de Alen Omic y Janis Timma sin poder apoyar el pie izquierdo. En un primer vistazo, la caída invitaba a pensar en un problema grave de rodilla. Más tarde, las exploraciones iniciales daban su fruto. Primer diagnóstico; esguince de tobillo izquierdo, con un período de recuperación que se espera conocer hoy tras las correspondientes exploraciones clínicas.

Cayó Jordan McRae, más adelante Patricio Garino y ahora lo hace Tornike Shengelia mientras el retorno de Rodrigue Beaubois es una incógnita. El baskonismo reza por que la ausencia del georgiano no se prolongue en exceso mientras asume que toca abonarse al sufrimiento en un arranque de campaña que alzará el telón el próximo viernes en el Palau. La maldición médica que había afectado al perímetro se traslada al juego interior, donde resta todavía un ‘cuatro’ por contratar. El esguince de Shengelia bien puede acelerar decisiones y cambiar planes en las oficinas del Buesa Arena ya que, ahora, el Baskonia es un equipo menguante a pocos días de sumergirse en un calendario implacable.

El percance sufrido por el ala-pívot georgiano ensombreció el primer el aperitivo baloncestístico deltrofeo Álava, ganado con solvencia por el Baskonia ante un Hapoel Jerusalén de tono menor debido también a las bajas, pero que logró mantener la igualdad durante la primera parte.

Despegue en el tercer cuarto

El cuadro vitoriano logró despegarse ya en el tercer cuarto, con Shengelia en la enfermería, a golpe de dinamismo y acierto ofensivo. En el último ensayo antes de comenzar las hostilidades con fuego real, el nuevo proyecto liderado por Pablo Prigioni, que recibió una larga y calurosa ovación en su entrada en cancha, demostró que dispone de pólvora en ataque bien repartida en casi todas las posiciones. Sin embargo, todavía le falta argamasa para endurecer una fachada ahora vistosa, pero sin apenas fondo debido lógica falta de conjunción tras una pretemporada repleta de ausencias y contratiempos físicos. El duelo dejó bocetos individuales interesantes, como la capacidad de liderazgo de un Marcelinho Huertas con licencia para ordenar y anotar desde el puesto de base, las buenas prestaciones de Jayson Granger, obligado a disputar muchos minutos de escolta, o la escuela de fundamentos que presenta Janis Timma. El alero letón navegó entre a elegancia y la eficiencia, productivo sin un gran gasto de munición. Bajo los aros, sobresalió un Vincent Poirier muy activo, que incluso eclipsó a veteranos como Ilimane Diop o Johannes Voigtmann.

El Baskonia circuló con intermitencias durante una primera parte de alta anotación por parte de ambos equipos, con un repertorio más variado en las filas azulgranas y un apoyo excesivo del Hapoel en sus hombres exteriores. Hombres como Curtis Jerrells o Jerome Dyson quebraron la defensa de perímetro baskonista para sostener a su equipo con un 47-43 al descanso a favor de los vitorianos. El Baskonia se sentió dominador, pero necesitaba una llama de combustión superior que llegó en el arranque del tercer cuarto, con un parcial de 16-5 que mandó a la fosa al Hapoel Jerusalén (63-48, minuto 26). Los azulgranas evitaron cualquier otro giro imprevisto hasta el cierre del encuentro para asegurar que el triunfo quedaba en casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos