El Baskonia fluye sin freno

Los jugadores del Baskonia tratan de hacerse con el balón./Ismael Molina
Los jugadores del Baskonia tratan de hacerse con el balón. / Ismael Molina

Los azulgranas, sin decaer en la defensa de la segunda plaza, mejoran su tono de juego y aplastan a un Real Betis resignado a su propia inferioridad

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Un festín completo. El Baskonia avasalló al Real Betis para recuperar la segunda posición de la tabla ACB, birlada un día antes por el Barcelona de manera provisional. Después de dos encuentros de tono menor ante el UCAM Murcia y el Real Madrid, la escuadra azulgrana recuperó la constancia y la perseverancia en su juego para superar con autoridad soberana a un oponente siempre resignado a su propia inferioridad.

En un duelo entre un poderoso como el equipo vitoriano y el último clasificado de la competición doméstica la lógica se impuso de manera terca. El Baskonia reactivó todos los resortes de su baloncesto para castigar con un destrozo completo a un cuadro hispalense que sigue sin poder salir de un atolladero que le acerca cada vez más al descenso. El cuadro vitoriano fluyó sin freno, con una participación más completa de gran parte de sus hombres. Dominó todos los aspectos del juego, sacó provecho de los numerosos errores acumulados por un Real Betis sin una gota de espíritu y remató un triunfo autoritario.

62 Real Betis

Franch (5), Booker (6), Schilb (7), Kelly (10), Anosike (9) -quinteto inicial-, Golubovic (8), Urtasun (4), Cruz (2), Alfonso Sánchez (3), Nelson (1), Zagorac (2) y Uriz (5).

106 Kirolbet Baskonia

Huertas (13), Janning (21), Garino (9), Shengelia (19), Diop (3) -quinteto inicial-, Beaubois (9), Vildoza (8), Poirier (6), Timma (12) y Voigtmann (6).

parciales.
14-28, 16-24, 17-28 y 15-26.
árbitros.
Aliaga, Torres y Pérez Pérez. Sin eliminados.
incidencias.
Partido de la trigésima primera jornada de la fase regular de la Liga Endesa, disputado en el Palacio Municipal de los Deportes San Pablo ante 2.815 espectadores

Eso sí, resulta difícil medir con exactitud la recuperación azulgrana ante la docilidad mostrada por los andaluces. Al menos, sí se detectó en las filas vitorianas una mayor conjura colectiva, un deseo consensuado de no tirar por la vía de la individualidad. El Kirolbet fue un grupo aplicado y centrado en sus obligaciones, pero en ningún momento se sintió en aprietos serios. Rebrotó su energía, aunque sin que mediara un dique medianamente consistente que le obligara a un esfuerzo extra.

Aportación colectiva

El duelo dio para el lucimiento de unos cuantos; el dominio de Huertas al timón, la chispa de Luca Vildoza, el acierto exterior de Matt Janning o Janis Timma, la superioridad de Tornike Shengelia o la irrupción de un Patricio Garino dispuesto a volver a tener peso en el juego de su equipo. También se dieron desconexiones, aunque fueron convenientemente tapadas por el colectivo en todo momento. El Baskonia suma un triunfo que, dada la situación clasificatoria, le impide caer por debajo del cuarto puesto al cierre de la fase regular. La ventaja de campo queda garantizada, como mínimo, en la ronda de cuartos del 'play off', aunque el objetivo de conservar el segundo escalón se mantiene como prioridad. El despoblado pabellón San Pablo presenció la tercera victoria más abultada del club vitoriano en su recorrido en la Liga ACB, donde el equipo sevillano nunca había encajado un correctivo de semejante calibre como el de este domingo. Números extremos para un partido sin más drama que la ingrata sensación de contemplar a un clásico como el conjunto sevillano poco menos que muerto y enterrado.

La superioridad de los azulgranas quedó patente desde el inicio del duelo. El Baskonia arrancó despierto, listo para imponer un ritmo alto de juego a partir del control defensivo, el buen criterio en la circulación de balón y la mejor pegada a cancha abierta. Al cabo de los diez primeros minutos, el plantel baskonista avanzaba firme con un 14-28 a favor.

En las filas béticas, apenas se destacaban señales de vida mientras los visitantes seguían abriendo brecha tras la eclosión anotadora de Vildoza (14-38, minuto 14). Los sevillanos trataban de equipararse al ritmo de juego vitoriano, lo que no hacía más que precipitar los errores. Pérdidas comprometidas castigadas en transición, desajustes defensivos que daban pie a los vitorianos a recuperar su filosofía del pase. La circulación de balón casi siempre hallaba a un francotirador con el gatillo dispuesto y un defensor lejano. Fue una tónica inicial que se reproduciría de forma insistente a lo largo del resto del choque.

Labor de demolición

El Baskonia funcionaba sobrio y cómodo. No transmitía señales claras de aspirar al ensañamiento, pero tampoco pasaba por alto las facilidades que concedía el rival. Varios desajustes en el rebote y un triple de Blake Schilb ayudaron al Real Betis a recordar la sensación de encarrilar canastas con una mínima continuidad (26-45, minuto 17).

Los hombres de Pedro Martínez recuperaron el orden. Alcanzaron el descanso con un 30-52 a favor y volvieron a golpear donde más duele al Real Betis en el arranque de la tercera entrega. Una primera acción de 2+1 de Huertas dio paso a un aguacero de cinco triples consecutivos que terminaron por delatar la falta de dedicación defensiva de los béticos (36-70, minuto 25).

El 'farolillo rojo' de la Liga ACB ya no tenía lugar donde esconderse. El Baskonia siguió con su maniobra de demolición casi continua hasta el cierre del encuentro. Centrado en pulir su juego sin una oposición mínima que lograra emborronar sus esquemas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos