Bloqueos a la planificación

Adam Hanga, durante un choque del ‘play off’ de semifinales ACB contra el Valencia Basket.
Adam Hanga, durante un choque del ‘play off’ de semifinales ACB contra el Valencia Basket. / M. Castels

La pretensión de Hanga, Granger y Larkin de asaltar la NBA ralentiza la confección del nuevo diseño del Baskonia

CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Es el problema de no ejercer de cúspide del mercado baloncestístico. Europa, sus clubes y la Euroliga pueden tener su personalidad propia en el deporte de la canasta, pero se sabe que cualquier estornudo que se produzca en la NBA o incluso en China puede acarrear una pulmonía por estos lares. Es bien consciente el Baskonia, que suma un largo historial de despedidas a la mejor liga mundial y que siempre está preparado para buscar alternativas cuando alguno de sus planes falla. Este verano no es diferente y la paciencia termina por ser la mejor compañera a la hora de apuntalar el equipo que dirigirá Pablo Prigioni la próxima temporada.

Según avanza julio, el mercado de agentes libres en la NBA se encuentra en pleno apogeo, con una serie de plazas vacantes, cruces de intereses y necesidades de las 30 franquicias que lo convierten en un zoco voluble y, en muchas ocasiones, imprevisible. Hay tres jugadores que buscan un hueco en el paraíso. Se trata de Shane Larkin, Adam Hanga y Jayson Granger, todos sujetos a la incertidumbre respecto a su futuro profesional inmediato, protagonistas de una indefinición que ralentiza la hoja de ruta baskonista.

El laberinto del tanteo

Que Larkin ambiciona el retorno a la NBA es un hecho constatable desde el mismo momento en que dio los primeros pasos como base azulgrana. El deseo del club vitoriano de retenerlo una temporada más, topa con este anhelo que todavía no se ha consumado en un verano en el que otros timoneles de referencia en Europa tienen la misma ambición. Milos Teodosic ya celebra su contrato con Los Angeles Clippers, mientras el CSKA reabre la caja fuerte para tapar su baja. Larkin es un objetivo ruso, pero también lo es del Barcelona, que aún no ha presentado oferta por el jugador en la ACB, mientras el plazo del derecho de tanteo toca a su fin. Si no media propuesta más allá de la medianoche de hoy, tampoco se cierra la puerta del Palau. Aún cabría negociación entre Baskonia y Barcelona, plenos de sintonía en los últimos años con una lista larga de traspasos en dirección a la ciudad condal. Sin embargo, conviene no olvidar que Larkin es un jugador sin contrato y libre para volar a cualquier parte, por mucho que al recurso del tanteo lo complique todo en el terreno ACB.

El nudo del timón con Larkin se asocia con la posición de Jayson Granger, objetivo prioritario del Baskonia. El director de juego uruguayo con rango de cupo de formación también trata, como en los últimos veranos, de subirse al tren millonario de la NBA. Si no lo logra, le espera una propuesta llegada desde Vitoria. Aquí, el tanteo de nuevo entra en escena. Sus derechos en la ACB son del Unicaja, que podría igualar la propuesta baskonista. En el caso de Adam Hanga, la puerta de entrada a los San Antonio Spurs se muestra menos abierta que hace semanas, debido a los últimos movimientos de la franquicia tejana y sus limitaciones salariales. Aún queda un resquicio para el magiar, aunque tampoco es descartable un traspaso de derechos a otro equipo NBA. Mientras, se reactiva el interés de fuerzas potentes en Europa, como el Real Madrid y el Barcelona, por el alero húngaro, con el laberinto del tanteo de nuevo como destino. La indefinición de Hanga también mantiene en vilo al Baskonia y congela otras alternativas de contratación como la del polaco Mateusz Ponitka.

Fotos

Vídeos