La buena actitud del grupo

La buena actitud del grupo
PEPE LASO

El Baskonia ha ganado seis de los diez últimos partidos jugados tanto en ACB como en Euroliga. Buen balance, sobre todo si tenemos en cuenta que ha visitado las canchas del Real Madrid y Panathinaikos, donde salió derrotado. Repasando el historial de la decena de enfrentamientos, se pueden sacar algunas conclusiones. La mitad de los partidos se han decidido por distancias menores de cinco puntos; el balance de puntos a favor y en contra arroja un saldo favorable de sesenta. Conclusión: los vitorianos son siempre competitivos.

Para que esto sea así, se dan algunas curiosidades. El Baskonia, para no ser uno de los grandes presupuestos europeos, depende poco de sus mejores jugadores en cuanto a minutos. Solo Shengelia pasa por poco de los 25 minutos de promedio; Timma, otro de los que más juegan, no parece ser determinante en la estructura del equipo; poco a poco se va viendo aparecer con asiduidad a los argentinos Vildoza y Garino, hasta hace poco desconocidos. En definitiva, el reparto de minutaje en la plantilla baskonista es singular. No es habitual que tres bases dispongan de minutos, como que nada menos que hasta once de ellos sepan, cuando se están atando las botas en el vestuario, que van a tener la oportunidad de jugar.

El reparto de los 200 minutos que suponen el tiempo de un partido para los cinco jugadores que los disputan en cada momento es uno de los valores más preciados para entrenadores y clubes. Influye en la revalorizacion de un jugador, en la recuperación apropiada de un lesionado, en el mantenimiento de la frescura del equipo en las prostrimerías de la temporada o en la feliz realización de un joven proyecto. Todo ello acompañado de la necesidad perentoria de ser competitivos y ganar partidos.

Los entrenadores aprenden a lo largo de su carrera a convivir con el riesgo de dar oportunidades; los más jovenes o menos talentosos suelen ser prisioneros de sus estrellas y llegan al final dependientes del un número muy bajo de jugadores.

El Baskonia tiene once jugadores que en ACB llevan un promedio de más de 10 minutos. Es poco tiempo, pero suficiente para tener las ilusiones intactas y saber convivir con la necesidad de salir concentrado al campo. Ocurre que esa concentración no es fácil, se puede caer en el desaliento si no sé es fuerte de carácter. Se da el caso de jugadores que para sentirse bien y rendir de forma adecuada necesitan minutos, ellos suelen llamarlo confianza. Pero no, es por costumbre en sus carreras deportivas o por tener las cabezas malamente amuebladas. Por ejemplo, a Huertas intuyo que sus minutos le saben a poco, siempre ha sido el gran timón que dirigía la nave, aunque se acostumbrará.

En este momento conviene destacar la actitud del grupo, lo bien que acepta este estilo coral que impone el entrenador y que garantiza que el fin de temporada será festivo, pase lo que pase en la Copa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos