Buenas sensaciones

El Kirolbet Baskonia confirmó las buenas sensaciones con las que llegaba a la serie y comenzar ganando siempre ayuda a encararla mejor

Buenas sensaciones
Manu Moreno
MANU MORENO

Desplegaron desde el inicio los dos conjuntos un exquisito lenguaje de respeto. Conocen claramente las virtudes de su oponente; unos y otros las manejan con soltura. Y como además no especulan con sus estilos, tienen que poner un extra de atención.

Fueron alternándose en el marcador pendientes de la posibilidad de abrir el campo. El Madrid trató de imponer a un Tavares como factor inicial y aunque su presencia fue patente, no resultó tan decisiva como para que los de Pedro Martínez perdiesen la iniciativa. Momentos en los que Timma desde la línea de tres y la omnipresencia de Shengelia fueron una ayuda. La sustitución de Tavares dio aire en la pintura y Poirier se incorporó a los anotadores. Aunque hubo un momento en que los baskonistas sacaron una pequeña ventaja, los de Pablo Laso lograron igualar el marcador en la última jugada de la primera parte, 39-39. Todo por hacer.

El Kirolbet Baskonia puso en pista a Voigtmann para sacar a Tavares de la zona defensiva y a Shengelia para ocuparla. El movimiento táctico dio resultado. El Madrid se encontró con un problema que permitió a los baskonistas mantener la iniciativa. El ritmo se incorporó al partido y los vitorianos lo aprovecharían para terminar el tercer cuarto con un 58-67 favorable. La mayor diferencia hasta el momento.

No fue ni suficiente ni decisiva porque de nuevo se volvió a la igualdad. Cualquier detalle decidiría el resultado. Se vieron muy buenas cosas por ambos lados. Los de Pedro Martínez esta vez, a diferencia de Barcelona, sin ansiedad y con serenidad resolvieron los últimos empujones madridistas para conseguir una apurada y merecida victoria por 90-94.

El Kirolbet Baskonia confirmó las buenas sensaciones con las que llegaba a la serie y comenzar ganando siempre ayuda a encararla mejor. Victoria de doble valor, por un lado se enmarca el 0-1 y por el otro se anula la ventaja del factor campo. Las dificultades no desaparecen y para llegar al final con éxito hay que dar pasos, no saltos.

Ahora, el siguiente está en la cancha del Real Madrid el viernes. Ya llegaremos a Vitoria. Los de Pablo Laso reaccionarán de acuerdo a su potencial, seguro. Pero los de Pedro Martínez están preparados y tienen potencial suficiente para intentarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos