Baskonia

La caldera del Ulker Sports Hall, Tomasevic y los reencuentros

Dejan Tomasevic, en el Ulker Sports Hall. /C. P. de Arrilucea
Dejan Tomasevic, en el Ulker Sports Hall. / C. P. de Arrilucea

El pabellón turco rozó el lleno con 12.984 espectadores

CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Se esperaba un lleno total en el Ulker Sports Hall, se rozó con 12.984 espectadores y la afición del Fenerbahce respondió con creces. El lujoso emplazamiento situado en la zona asiática de Estambul se convirtió en una caldera incandescente teñida con los colores amarillo y azul marino. Más aún cuando desde los primeros minutos el conjunto local ya comenzó a marcar distancias con algunas acciones espectaculares como el soberbio mate de Vesely.

Antes habían existido momentos para el reencuentro. Los caminos de varios protagonistas del choque se cruzaron en la jornada inaugural de la serie. Pedro Martínez tuvo la ocasión de charlar con Josep María Izquierdo, con quien coincidió en sus tiempos de entrenador del Joventut y que hoy es el hombre de confianza de Zeljko Obradovic en el banquillo turco. El 'mandamás' de la parcela deportiva del vigente campeón de Europa, Maurizio Gherardini, también ejerció de buen anfitrión y compartió unas palabras con el director deportivo azulgrana, Félix Fernández. Quizás hubo un recuerdo aquel 'play off' de cuartos de la temporada 2004-05 en la que el Baskonia superó al Benetton en dos partidos para alcanzar la primera Final Four de su historia. Gherardini era entonces el hombre fuerte del club italiano, antes de ejercer de pionero en la NBA como 'constructor' de los Toronto Raptors.

El primer episodio de la serie también sirvió para confirmar la presencia de rostros conocidos de la historia reciente del baloncesto europeo. El exbaskonista Dejan Tomasevic se desplazó desde su Belgrado natal hasta la urbe otomana para presenciar el duelo en un asiento privilegiado. ¿Cuáles eran sus preferencias? El hoy alto directivo de la Federación Serbia ejerció la diplomacia. «En el Baskonia jugué y disfruté mucho y en el Fenerbahce tengo muchos amigos». Repartiendo juego, como en sus tiempos de interior con alma de base.

Bogdanovic, como un ídolo

Cerca del exjugador azulgrana también ocupó posiciones uno de los ídolos de la afición del Fenerbahce. Concluida su primera temporada en la NBA con los Sacramento Kings con el mejor sueldo de la historia para un rookie (36 millones de dólares en tres años), Bogdan Bogdanovic retornó al Ulker Sports Hall, donde no olvidan su papel en el título de la pasada Euroliga. Alain Digbeu, otro viejo conocido tras su paso por el Unicaja y el Barcelona, también fue una figura destacada. El exalero galo, afincado en Estambul, ejerce ahora de comentarista para una televisión turca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos