Cinco años sin 'El Sheriff'

Manel Comas, durante su etapa como entrenador. /Rocío Ruz
Manel Comas, durante su etapa como entrenador. / Rocío Ruz

Manel Comas, una figura venerada en el ideario baskonista, ha sido recordado por el club y por la Liga ACB en el aniversario de su fallecimiento

Sergio Carracedo
SERGIO CARRACEDO

Hoy hace cinco años, el 17 de junio de 2013, falleció a los 67 años Manel Comas, uno de los técnicos más carismáticos de la competición. 'El Sheriff', que entrenó equipos de la máxima categoría durante casi tres décadas, dirigió en total 745 partidos de ACB, sólo superado hasta ahora por Aíto García Reneses y Pedro Martínez.

Siempre se arrepintió haber dejado atrás aquel vestuario baskonista, en el que estuvo cuatro largas y fructíferas temporadas (1993-97) y un club en el que se erigió como una de las piezas claves en su desarrollo. Bastaron cuatro temporadas, desde 1993 hasta 1997, para que el preparador badalonés y el club vitoriano sellaran una relación de cariño y admiración mutuas a la que ni siquiera la muerte pone fecha de caducidad.

Manel Comas contribuyó como pocos a la forja de un carácter distintivo, ejerció de palanca impulsora de la ambición de un club que, en el arranque de la década de los noventa, comenzaba a alzar la voz pidiendo un espacio en la élite. De su mano, el equipo vitoriano abrió camino hacia el territorio de los títulos y las finales. Alzó la Copa de Europa (antigua Recopa) en 1996 tras ganar la final en el Buesa Arena al PAOK en un alarde de perseverancia tras dos intentos baldíos en los dos años precedentes. Y también ganó la primera Copa del Rey, en 1995 en Granada, un año después de haber caído en la final a mamporros librada en Sevilla contra el Barcelona, que terminaría por ficharlo en el verano de 1997. Comas nunca se cansaría de reconocer que esa decisión fue la peor de su carrera en los banquillos.

Fiel en la distancia

Ya fuera del club, Manel Comas se convirtió en uno de los grandes defensores del proyecto azulgrana desde la distancia. Y en cada una de sus visitas al Buesa Arena como rival, la grada siempre le correspondió con muestras de cariño unánimes.

Comas pisó el coliseo azulgrana por última vez el 24 de enero de 2013. El duelo de Euroliga contra el Barcelona sirvió para dispensarle un merecido homenaje que secundaron más de 15.000 gargantas.

Este domingo, cinco años más tarde, el Baskonia, como no podía ser de otra manera, ha recordado y homenajeado una vez más al ilustre entrenador tanto en el pabellón como a través de las redes sociales. La Liga ACB también le ha recordado.

El baskonismo en pie en el Buesa Arena para recordar a Manel Comas a través de un vídeo que se visionó en el videomarcador.
El baskonismo en pie en el Buesa Arena para recordar a Manel Comas a través de un vídeo que se visionó en el videomarcador. / Igor Aizpuru

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos