Baskonia

«No creo que esto vaya a ser un 3-0», advierte Martínez

Pedro Martínez se lamenta de una acción durante el encuentro. /Efe
Pedro Martínez se lamenta de una acción durante el encuentro. / Efe

El técnico baskonista, convencido de alargar la serie en Vitoria, lamenta que el «corazón se impusiera al cerebro» en algunas fases, pero avisa: «No hemos dicho la última palabra»

I. CRESPO

Mantener la esperanza en la clasificación para la Final Four tras la segunda punzada del Fenerbahce requería un pequeño esfuerzo psicológico. Pero lo que resulta indiscutible es que el Baskonia se quedó a solo unos minutos de plantear un comprometido cara a cara en la recta final del duelo. Pedro Martínez reconoció a sus hombres la notable mejoría con respecto al primer asalto, sobre todo en su salida a la cancha. El conjunto vitoriano igualó la intensidad de los turcos y sostuvo el marcador hasta los momentos decisivos del encuentro, cuando los azulgrana pagaron las prisas y el exceso de entusiasmo para dar un golpe al partido. El técnico catalán, sin embargo, se muestra convencido de que lograrán alargar la serie en Vitoria, donde se reencontrarán con el Fenerbahce el martes.

«La derrota está reciente y cuesta pensar en positivo. Pero a los jugadores les he dicho que hay que mejorar un poco. No creo que esto vaya a ser un 3-0. La diferencia que hay entre los dos equipos no es como para ese resultado. No hemos dicho nuestra última palabra», aseguró el entrenador del Baskonia, de nuevo satisfecho con el papel que interpretaron sus hombres. «Hemos jugado mejor y el plan del partido ha sido mejor. Hemos tenido claro qué hacer en cada momento», aseguró el técnico, quien tratará de devolver la eliminatoria a Estambul como sea.

No obstante, Pedro Martínez lamentó que sus hombres más pasionales se dejaran llevar por el impulso emocional del duelo, en lugar de imponer la sangre fría y la razón. «Tenemos jugadores de mucho corazón, y a veces esa lucha entre el corazón y el cerebro se la lleva el primero. Yo agradezco tener ese perfil de jugadores, pero para poder ganar hay que hacerlo todo perfecto», sentenció el entrenador azulgrana, contento con la intensidad de sus pupilos a la hora de frenar al Fenerbahce. «Debemos defender agresivo y no tenemos que pensar que nos cargamos de faltas. Para eso somos un equipo. No dependemos de nadie», zanjó cuando se le cuestionó sobre el posible hándicap que supuso la rápida acumulación de personales.

Un Baskonia «preparado»

Zeljko Obradovic, por su lado, se quedó con la capacidad de reacción de su equipo para reponerse a un gran arranque del Baskonia. «Estoy muy contento de cómo hemos respondido a un muy mal inicio de partido», subrayó el entrenador serbio, quien destacó el cambio de guión radical que sufrió el enfrentamiento en comparación al primer choque. «Ha sido un partido distinto al de hace dos días. Durante la jornada de descanso te preparas para que algo pueda cambiar y amoldarte. Y ha sido completamente distinto. El Baskonia estaba preparado para nuestra defensa, pero creo que nosotros también hemos cambiado», aseguró el balcánico, vigente campeón de la Euroliga.

Brad Wanamaker mantuvo el discurso comedido y prudente de su entrenador con respecto a la reanudación de la eliminatoria en Vitoria. «Estamos muy contentos. Hemos solventado el trabajo en casa, y eso siempre es clave en el 'play off'. Sabemos que es duro jugar en Vitoria, que hay un gran ambiente y que el Baskonia se sentirá muy apoyado. Tenemos que concentrarnos en ganar uno de esos duelos», dijo la estrella del equipo turco, quien espera un partido muy equilibrado en el Buesa Arena. «Espero incluso más ajustes para el tercer partido. Cada encuentro es diferente. Especialmente ahora, tenemos que imaginar que no hemos ganado ningún choque. Nuestro entrenador siempre nos lo dice: 'Tienes que ser más duro que tu oponente en el uno contra uno'. Y esta vez» -concluyó- «lo hemos demostrado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos