Baskonia

Cuenta atrás para Shane Larkin

Shane Larkin maneja el balón en busca de una ventaja durante un duelo de la pasada campaña ante el Barcelona.
Shane Larkin maneja el balón en busca de una ventaja durante un duelo de la pasada campaña ante el Barcelona. / Rodolfo Molina

La entidad vitoriana guarda la carta de ejercer el derecho de tanteo sin dejar de lado otras opciones para apuntalar el puesto de base

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Igualada la oferta del Barcelona por Adam Hanga, al Baskonia le toca decidir respecto a la propuesta por dos temporadas que presentó el pasado domingo la entidad catalana por Shane Larkin. El club vitoriano se reserva la posibilidad de ejercer el derecho de tanteo para retener los derechos en la ACB del timonel aunque el plazo para mostrar sus cartas tocará a su fin a la medianoche de hoy.

Tras lo acontecido con el alero magiar, resultaría temerario dar por sentado que el Baskonia va a optar por una u otra opción en el caso de Larkin. Las cifras económicas presentadas por el Barcelona al jugador son similares a las que se manejaban en el contrato de Hanga y la jornada de hoy servirá para dilucidar su la respuesta desde las oficinas baskonistas es similar. De ejercer el derecho de tanteo, las perspectivas serían las mismas. Larkin puede firmar como jugador del Baskonia en un plazo de cinco días naturales, iniciar una negociación con el Baskonia para liberar su situación o esperar a que el Barcelona lo haga por él si es que quiere ser inquilino del Palau la próxima campaña. Por otro lado, queda la opción de escapar del círculo vicioso del tanteo mediante la marcha a la NBA, su objetivo principal este verano y que cada vez parece más complicado de alcanzar, o encontrar un club de acogida en otras latitudes europeas alejadas del territorio ACB.

Shane Larkin y Adam Hanga viven horas de incertidumbre y diferentes grados de preocupación, más acentuada en el caso del alero de Budapest. Mientras, el Baskonia juega con los tiempos, sobrado de oficio a la hora de moverse en el mercado y conocedor de lo largo que puede ser un verano de reconstrucción. En su hoja de ruta, maneja varios escenarios en lo que atañe al puesto de base. Uno de ellos apunta a la reconstrucción completa, algo que ya tuvo que abordar el pasado estío para reponer las marchas de Mike James y Darius Adams. Los intentos de renovar la Larkin han sido baldíos y su situación actual no aleja la posibilidad de que pueda ser historia archivada del club azulgrana en días o semanas. Tras decir adiós a Rafa Luz y Nicolas Laprovittola, se avanza hacia un nuevo trío de batutas. De momento, hay trabajo avanzado una vez garantizada la presencia de Luca Vildoza, argentino con pasaporte comunitario. Al mismo tiempo, se estrecha el cerco a Jayson Granger y se examinan sin prisas posibles aspirantes para completar una tripleta de bases.

Se espera a Granger, que sigue buscando un contrato satisfactorio en la NBA

Paciencia

El timonel uruguayo sigue intentado el asalto a la NBA, donde no solo busca presencia sino también un contrato satisfactorio en lo económico. Si no lo consigue, le espera el Baskonia. Y lo hace con un ofrecimiento de peso que podría consolarle de su frustración por no alcanzar la competición estadounidense y, de paso, disuadir al Unicaja de ejercer el derecho de tanteo. Eso sí, mientras se pospone la llegada del uruguayo con rango de jugador de formación, siempre existe el peligro de que otro club de Euroliga se interponga en los anhelos baskonistas.

Fotos

Vídeos