Rayos y centellas

El baskonista Diop lucha con Reynolds, con el que mantuvo un intenso duelo./Rafa Gutiérrez
El baskonista Diop lucha con Reynolds, con el que mantuvo un intenso duelo. / Rafa Gutiérrez

El equipo azulgrana se lleva el primer asalto de semifinales tras un despliegue deslumbrante de recursos que deja al Barcelona sin reacción

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Primer asalto ganado al k.o. Un directo a la mandíbula y el Barcelona, tumbado sin reacción sobre la lona del Buesa Arena mientras escucha impotente la cuenta atrás. Así comenzó la serie de semifinales entre el Baskonia y la escuadra catalana. Más que un partido de 'play off', con sus alicientes de tensión y pelea enconada, parecía un simulacro. Pero el fuego era real. Sobre todo, el que generó el equipo de Pedro Martínez con su exuberante despliegue de recursos. Los vitorianos arrancaron la primera victoria de la serie con gesto autoritario. Plenitud, equilibrio colectivo y esa versión que hace tan difícil elegir héroes individuales.

Un 'nosotros' granítico que sometió a un Barcelona un tanto monocorde y huérfano de Oriola y Ribas. La escuadra de Svetislav Pesic quedó por completo diluida en el Buesa Arena, víctima de un anfitrión que se convirtió en un ávido defensor de la ventaja de campo. El choque quedó reducido a una trama líneal, la acción directa que impuso el Baskonia, concentrada un segundo cuarto deslumbrante a partir del cual la incertidumbre quedó por completo borrada. No hubo laberintos ni giros imprevistos en un guión redactado con trazo firme por el equipo vitoriano.

86 Kirolbet Baskonia

Huertas (7), Janning (5), Timma (13), Voigtmann (9) y Poirier (4) -cinco inicial-, Vildoza (5), Shengelia (13), Beaubois (11), Granger (4), Diop (-), Malmanis (2) y Garino (13).

61 Barcelona Lassa

Heurtel (4), Koponen (12), Sanders (-), Claver (3) y Tomic (7) -cinco inicial-, Jackson (4), Navarro (6), Hanga (7), Reynolds (7) y Moerman (8).

Parciales.
20-15, 27-13, 20-12 y 19-21
Árbitros.
Daniel Hierrezuelo, Benjamín Jiménez y Fernando Calatrava. Señalaron técnica al banquillo visitante (min. 30) y eliminaron por faltas personales al local Diop (min. 40).
Incidencias.
Primer partido correspondiente a la semifinal por el título de la Liga Endesa disputado en el Fernando Buesa Arena de Vitoria ante 9.764 espectadores.

Sin ataduras

Una superioridad insultante e incluso insólita, dado el escalón competitivo y el nombre de los contrincantes. El Baskonia funcionó sin apenas ataduras, pletórico en gran parte de los aspectos del juego hasta reducir a la nada a su oponente. Es de suponer que los catalanes volverán a la carga con más argumentos y que quizás pueda recuperar a algún lesionado. Más le vale si no quiere convertir el 'play off' de semifinales en un relato corto.

El Barcelona pierde variedad de registros bajo los aros sin Oriola y la mesura al timón sin Ribas. La ausencia de ambos jugadores pesó lo suyo en el juego del Barcelona, más escorado que nunca a la asociación entre Heurtel y Tomic. El Baskonia la sufrió en los minutos iniciales, cuando el croata sumaba puntos sin complicación y la defensa blaugrana ahogaba el ritmo anotador vitoriano. Fueron unos momentos iniciales de incomodidad hasta que en las filas baskonistas comenzó a cundir la cordura del pase. La anotación quedó desbloqueada con la buena puntería triplista de Timma y el criterio de Huertas a los mandos (17-9, minuto 9.

Irrumpe Garino

Svetislav Pesic movió sus fichas. La irrupción interior de Moerman y Reynolds cazó con la guardia baja a Diop y Shengelia. Vildoza cerraba el primer cuarto con uno de sus triples taquicárdicos (20-15). El Barcelona se reinventó sin bases en cancha, tratando de crecer a través de la energía a cancha abierta de Hanga. El Baskonia parecía flaquear, pero rescataba el acierto triple con dos dardos seguidores de Garino y Beaubois (30-23, minuto 13). Pesic paró de nuevo el partido, pero el Baskonia ya buscaba ese punto de apoyo a partir del cual hacer saltar por los aires el encuentro.

Activó el detonador Garino, lector perfecto de las inversiones de balón al lado débil. Primer triple del argentino, seguido de un intento de penetración de Sanders que es cortado con un tapón implacable de Poirier. La siguiente circulación ofensiva local volvió a encontrar al alero albiceleste listo para martillear desde más allá de la línea de 6,75. Nuevo acierto triple (39-27, minuto 18) y Heurtel, que comete dos personales consecutivas para astillar el timón de su propio equipo.

El Barcelona quedó mudo ante la estruendosa sinfonía local, que iba añadiendo solistas a medida que el segundo cuarto moría y el descanso mostraba un flamante 47-28 a favor del Baskonia. Ahí terminó el encuentro, que di paso a una segunda parte intrascendente, con un anfitrión dispuesto a mantener su versión dominante con algunas licencias al despiste y un Barcelona que ya pensaba en cómo mejorar sus prestaciones de cara al reencuentro de este miércoles en el Buesa Arena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos