Un duelo para marcar territorio

El Baskonia busca retomar la senda de la victoria continental en la visita de un decaído Unicaja./
El Baskonia busca retomar la senda de la victoria continental en la visita de un decaído Unicaja.

Pedro Martínez tiene la duda de Jayson Granger por un esguince de tobillo y Joan Plaza, complicado contar con el norteamericano Brooks

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Visita el Buesa Arena el colista de la Euroliga, el Unicaja (20.30 horas), una buena oportunidad, a priori, para confirmar el despegue del Baskonia y buscar un hueco entre los ocho primeros clasificados. Pero la competición continental no entiende de pronósticos. Entre el último y el séptimo clasificados solo hay dos triunfos de diferencia y los andaluces están a uno a de los vitorianos. Es la igualdad de un torneo presidido por el equilibrio y la exigencia de cada duelo. El conjunto malagueño ha encadenado cuatro derrotas, pero ya fue capaz de ganar en la pista del Efes y de imponerse al Fenerbahce que tanta autoridad demostró la semana pasada en el Buesa Arena. Las etiquetas no valen en la Euroliga, que demanda la mejor versión de cada equipo en una carrera de fondo.

Nedovic, disponible

Y la escuadra azulgrana tiene la referencia del duelo doméstico disputado hace apenas un mes en el Carpena, cerrado con un apretado 72-73 favorable a los de Pedro Martínez. Igualdad máxima. Todo cambia de un partido para otro, pero puede servir de guía. Aunque el Baskonia tenga las bajas de Ilimane Diop, Patricio Garino y Jordan McRae. Y la duda de Jayson Granger, que el martes sufrió un esguince de tobillo que mantiene su concurso en incógnita. En la recámara, Luca Vildoza, que solo ha jugado 7 minutos en la Euroliga a las órdenes del técnico catalán. A cambio, Janis Timma ha dejado atrás sus molestias y ayer ya pudo entrenar con normalidad, igual que Rodrigue Beaubois, que también arrastraba dolores.

Tampoco se libra el Unicaja de los percances médicos. Joan Plaza tiene la baja de Dejan Musli por gripe, aunque el pívot balcánico no está entrando en los planes del entrenador catalán; y ha mantenido en duda la presencia de Nemanja Nedovic, con un esguince, y Jeff Brooks, que padece un edema óseo en el tobillo. El escolta serbio ha estado toda la semana entre algodones, pero ayer ya pudo entrenar y, salvo nuevo contratiempo, será de la partida. Fundamental su presencia en el Unicaja, ya que es el máximo anotador malagueño (12,4 puntos) y la principal baza ofensiva del conjunto de Plaza.

El rival menos anotador

Preocupa más la lesión del ala-pívot norteamericano, que viajó a Vitoria con el resto de la expedición, pero tiene más complicado jugar esta noche en el Buesa Arena. No atraviesa su mejor momento deportivo, pero su hipotética baja dejaría al equipo andaluz con Carlos Suárez como único ‘cuatro’ disponible, además del canterano Rosa, y forzaría que James Augustine actuara más minutos en esa posición. «Nosotros estamos preparando el partido como que van a jugar todos», recela Pedro Martínez.

Un duelo incierto, por tanto, con dudas en ambos bandos. Y con rachas opuestas. Mientras el Unicaja ha enlazado cuatro derrotas continentales y ganado solo uno de sus últimos cuatro encuentros domésticos, el del domingo ante el Joventut, el Baskonia está al alza desde la llegada de Pedro Martínez -ocho victorias y tres derrotas-. El reto de los vitorianos es corregir el tropiezo de la última jornada, frente al Fenerbahce para mantener equilibrado el casillero de victorias y los encuentros disputados como local, un termómetro clasificatorio para aspirar al Top 8 al final de la fase regular europea.

Con dos estilos opuestos también. O bien diferenciados, al menos. Si el conjunto vitoriano anota 79,8 puntos por partido (88,5 desde que el catalán relevó a Pablo Prigioni en el banquillo), sexto de la Euroliga en este apartado estadístico, el malagueño es el equipo que menos puntos suma en la competición continental (72,1).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos