Baskonia

La Euroliga, exportadora de talentos para las franquicias de la NBA

El base, tras erigirse líder del Baskonia en su debut europeo, regresa a la liga americana. / INSTAGRAM

La salida de Larkin a los Celtics engrosa una lista de traspasos en la que ya figuran nombres de la talla de Bogdanovic, Udoh o Teodosic

OLATZ ALONSO VITORIA.

La llegada del verano es sinónimo de idas y venidas de jugadores. Momento en el que el talento y las aptitudes demostradas a lo largo de la temporada tienen su recompensa a modo de suculentas ofertas por poderosos equipos y, en el mejor de los casos, la eternamente ansiada llamada de alguna de las franquicias de la NBA. La opción definitiva de debutar en la mejor liga del mundo y de medirse a las grandes estrellas convierte a la Euroliga en una gran cantera que los equipos norteamericanos aprovechan para nutrir sus filas. Una fuga de talentos ante la que los conjuntos continentales poco o nada pueden hacer y cuyo último protagonista ha sido el ya exazulgrana Shane Larkin, que vestirá el verde de los Boston Celtics.

Al atractivo de formar parte de la competición de referencia del baloncesto mundial se le suman las interesantes ofertas que presentan los clubes gracias a un tope salarial que ha aumentado considerablemente en los últimos años. De esta forma, a estas alturas del verano importantes referentes del baloncesto europeo figuran ya en nómina de diferentes franquicias. Proclamarse ganador de la competición europea ha supuesto para el Fenerbahce poner en un escaparate inmejorable a su plantilla, con la consecuencia de que dos de sus pilares han tomado la decisión de cambiar Turquía por Estados Unidos. El pívot Ekpe Udoh, el jugador que mejor valoración acumuló en la pasada campaña continental, ha rubricado un acuerdo con los Utah Jazz por dos años, mientras que el joven Bogdan Bogdanovic se ha convertido en el 'rookie' mejor pagado de la historia gracias al contrato que ha firmado con los Sacramento Kings, equipo propietario de sus derechos.

La Euroliga ha dicho también adiós a un virtuoso como Milos Teodosic. El base serbio, tras labrarse una reconocida trayectoria en el viejo continente, jugará las próximas dos temporadas, siendo la segunda opcional, en Los Angeles Clippers.

La paciencia de Mike James le ha dado finalmente sus frutos. Después de acarapar la atención de los grandes del continente hace dos temporadas con su labor en el Baskonia y de haber progresado en diferentes equipos europeos, el explosivo director de juego ha conseguido su objetivo de cruzar el Atlántico para militar el próximo año en los Phoenix Suns.

Gigante asiático

Pero las ganas de formar parte de la NBA pueden llegar a imponerse sobre las cuestiones meramente económicas, como ha sucedido con Shane Larkin, que ha optado por unirse a los Celtics con un contrato menor que el que le ofrecía el Baskonia, pero que le asegura la presencia en la liga de las estrellas. El de Cincinatti compartirá vestuario con otros dos recién aterrizados desde Europa, Daniel Theis (Brose Bamberg) y Ante Zizic (Darussafaka Dogus). Una lista de traspasos en la que también figuran Brandon Paul o Cedi Osman, que pasan del Efes a los Spurs y Cavaliers, respectivamente.

A la hora de recabar talentos, la liga china emerge como otro rival a tener en cuenta. La corta duración de su competición y los altos sueldos han convencido a jugadores como Bourousis, Jackson o Scola para poner rumbo al gigante asiático.

Fotos

Vídeos