La exigencia permanente

Jones supera la oposición de Krunoslav Simon en una entrada de canasta /
Jones supera la oposición de Krunoslav Simon en una entrada de canasta

El fortín del crfeciente Andoraa examina la capacidad de recuperación de un Baskonia que busca los cuatro primeros puestos de la Liga ACB

IÑIGO MIÑÓN

De Estambul a Andorra sin apenas tiempo para el descanso. Solo un día entre ambos partidos, 46 horas desde que acabara el del Sinan Erdem y empiece el del Govern Andorra. Sin pasar por casa. Lo justo para la descompresión de una competición a otra. Firme en la Euroliga, rozando ya los puestos de ‘play off, el conjunto vitoriano quiere asaltar la planta noble doméstica, esas cuatro primeras plazas que otorgan la condición de cabeza de serie en la Copa del Rey. Está a una victoria, la que le sacan antes de empezar la jornada Barcelona, Valencia y Fuenlabrada.

Sin Diop, Garino, Malmanis y el enigma McRae. Y sin excusas. El Baskonia ya ha demostrado que puede sobreponerse a las bajas en canchas complicadas como la del Efes. La del Andorra lo es. Un fortín donde los de Peñarroya se hacen fuertes. Cuatro victorias consecutivas en la ACB -tropezó en el estreno, ante el Fuenlabrada- y siete contando la Eurocup. Pedro Martínez, eso sí, necesitará que sumen más efectivos que en Estambul, donde fue el quinteto titular -Granger, Janning, Timma, Shengelia y un gran Poirier- el que mantuvo el equipo. Deben aparecer la batuta de Huertas, la calidad de Beaubois, los rebotes de Voigtmann...

Se enfrentan dos estados de confianza. El Andorra, como el Baskonia, va de menos a más y sigue creciendo. El conjunto de Peñarroya ha dejado atrás un pobre balance inicial (1-4) y en las últimas seis jornadas ha conseguido cuatro triunfos (Tenerife, Betis, Unicaja y Gipuzkoa) que le permiten alejar el peligro de la zona baja y mirar a las plazas de la Copa, aunque este objetivo no figura aún en el discurso oficial del vestuario andorrano. Solo el Real Madrid y el propio Baskonia (cinco victorias) mejoran esa trayectoria última del Morabanc.

Evolución defensiva

La clave, a tenor de los números, reside en la defensa. De los 88’2 encajados en las primeras cinco jornadas a los 71’3 de las seis siguientes, casi 17 menos por cita. Y en Jaka Blazic. El esloveno ha pasado de peón en Vitoria a líder del Morabanc; de un rol secundario en el Baskonia a un protagonismo absoluto en el Morabanc. Sus promedios de 16’5 puntos (quinto de la ACB), 14’8 de valoración (undécimo) y 1’9 triples (duodécimo) le cuelgan la etiqueta de ‘jugador a seguir’ en el duelo contra sus excompañeros.

Con un creciente Jaime Fernández en la dirección (décimo en asistencias, con 4, y segundo en recuperaciones, con 1’8), la regularidad de Stevic, la solidez de Diagné, las apariciones de Jelinek y la evolución de Karnowski, gris en el arranque de la competición, acercan al Andorra al equipo que tantas expectativas generó en el período estival. Un duro examen doméstico para un Baskonia en expedición continental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos