«Estamos muy felices, pero el trabajo no está hecho», asegura el MVP Shengelia

Shengelia celebra el triunfo en el Palau. /Andreu Dalmau
Shengelia celebra el triunfo en el Palau. / Andreu Dalmau

Huertas recuerda el complicado inicio de curso y destaca la «personalidad» del equipo. «Tiene mucho mérito»

JON AROCA

Como un peregrino que llega a su destino después de una etapa larga y complicada, la plantilla del Baskonia celebró con júbilo el pase a la final de la Liga ACB ocho años después. El vestuario vitoriano se convirtió en el epicentro de las celebraciones de plantilla y cuerpo técnico tras la sufrida victoria contra el Barcelona.

Toko Shengelia tenía motivos para estar orgulloso después de sus 33 puntos de valoración y convertirse en el mejor jugador del choque. Sin embargo, no es suficiente para él. «Estamos muy felices pero el trabajo no está hecho todavía», señaló en referencia a la final liguera y su deseo de ganarla. «Hemos sufrido pero ha merecido la pena», comentó, a la vez que destacó que sentía «mucha emoción» por lo logrado. «Es un paso muy merecido», añadió el georgiano.

El base Marcelinho Huertas coincidió con su compañero casi punto por punto. «Hemos tenido que remar mucho para llegar aquí», dijo eufórico. El brasileño recordó el complicado inicio de curso, quizá por eso esta final le sabe a gloria. «Lo hemos conseguido y esto tiene muchísimo mérito». A su juicio, una de las claves se encuentra en el carácter de la plantilla. «Tiene una personalidad enorme». Y toca mirar hacia adelante. Marcelinho confesó que el vestuario afronta los choques de la final con ilusión. «Nos vamos a enfrentar al mejor equipo del campeonato y es un gran reto para nosotros», dijo el base brasileño, que volverá a jugar una final como baskonista. Ojalá repita resultado, puesto que ya se proclamó campeón con el club vitoriano en la campaña 2009-2010.

La alegría se hizo esperar, pues los baskonistas desaprovecharon una cómoda renta que habría evitado la prórroga. «Errores tontos», según Granger, que quiso destacar que el Kirolbet consiguió revertir la situación porque «una de las cosas que caracteriza a este equipo es que nunca se rinde». Diop también reconoció los fallos. «Es parte del juego; te presionan y las cosas no te salen. Hemos levantado cabeza y conseguido sacar el partido adelante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos