Cuando resistir no es suficiente

Fenerbahce - Baskonia en directo: Play offs de la Euroliga 2018, online /
Fenerbahce - Baskonia en directo: Play offs de la Euroliga 2018, online

El Baskonia queda contra las cuerdas a pesar de mostrar una mejoría ante un Fenerbahce que hizo saltar sus costuras en los minutos finales

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Un Baskonia creyente, abnegado, con una versión muy mejorada respecto al primer encuentro de la serie, pero de nuevo derrotado. El Fenerbahce sigue siendo un rival intratable, un equipo que este viernes sumó su undécima victoria en los 'play off' de la Euroliga, ese terreno donde nadie ha logrado superarle en las últimas cuatro temporadas.

Los azulgranas vuelven a casa con un doloroso 2-0, contra las cuerdas en una eliminatoria en la que siguen viviendo en una incomodidad constante. Las plantas de los pies avanzan sobre le borde del precipicio y toca encomendarse al Buesa Arena para intentar revivir la serie. El próximo martes, será una pelea a vida o muerte, el primer capítulo de una nueva misión para el Kirolbet Baskonia. Debe imponerse por dos veces al conjunto de Obradovic al calor su gente para intentar volver a Estambul y hacer saltar la banca para encontrar el camino de la Final Four de Belgrado.

95 Fenerbahce

Wanamaker (19), Nunnally (7), Kalinic (11), Thompson (1) y Vesely (16) -cinco inicial-, Sloukas (9), Guduric (6), Melli (10), Duverioglu (6) y Datome (10).

89 Kirolbet Baskonia

Huertas (5), Beaubois (11), Timma (11), Shengelia (13) y Poirier (14) -cinco inicial-, Vildoza (7), Janning (17), Diop (-), Voigtmann (11) y Garino (1).

Parciales
25-23, 28-26, 18-19 y 24-21
Árbitros
Luigi Lamonica (Italia), Elias Koromilas (Grecia) y Fernando Rocha (Portugal). Eliminaron por faltas personales a Tornike Shengelia (min. 40).
Incidencias
Segundo partido correspondiente al «playoff» de la Euroliga disputado en el Ulker Sports and Event Hall de Estambul ante 12.997 espectadores.

Así se ha quedado la ruta para los hombres de Pedro Martínez. Como un relato fantástico con un desenlace quimérico. Toca vivir día a día, sin ver más allá del siguiente partido, confiando en el que el Buesa Arena, su magnetismo y el apoyo de la afición de vitoriana puedan empujar para alimentar el milagro.

Un globo que se desinfla

El segundo encuentro de la serie volvió a demostrar que no son suficientes un corazón gigantesco y una capacidad de resistencia encomiable para tumbar a un gigante en su propia guarida. El Baskonia fue un meritorio competidor, con un perfil colectivo más marcado. Avanzó de forma considerable en cuestiones baloncestísticas y su temperatura emocional nunca decayó. Supo resolver las sucesivas crisis en las que le sumió el Fenerbahce a lo largo del encuentro, pero terminó colapsado en la última recta, la definitiva. Es ese tramo en el que en tantas ocasiones la calidad define y los errores generan auténticos estropicios, allí donde los grandes equipos saben manejar la presión.Fue el tramo en el que el Baskonia terminó por caer en la cuneta. Los azulgranas entraron en último cuarto con las opciones intactas (71-68), después de una pelea continua y encarnizada con un Fenerbahce que encontraba un rival capaz de mirarle a la cara sin bajar la mirada. La actividad interior de Shengelia y Voigtmann ayudó a igualar el marcador (72-72) pero el Fenerbahce recuperaba la delantera de la mano de Datome y Nunally con un 76-72 que llevó a Pedro Martínez a pedir tiempo muerto a siete minutos del final. La vuelta a cancha dio paso a un triple de Janning para mantener viva la llama. A partir de ahí, una ráfaga destructora con el acierto triple y los vuelos de Vesely. Parcial de 10-2 (86-77, minuto 36) y Kirolbet que se tambaleaba. Janning devolvió cierto equilibrio con un nuevo triple y Beaubois tiró de genialidad ofensiva para colocar un 86-82 a poco menos de tres minutos para el cierre.

Llegó entonces el error que, sin ser el más decisivo, sí retrata el encuentro del Baskonia. Injusto protagonista, el hombre que más rápido aprende en las filas azulgranas durante este tramo estambulí de la eliminatoria. Tras un lanzamiento errado de Sloukas, Luca Vildoza comanda el ataque azulgrana y envía un pase que corta Vesely. La defensa apenas puede recolocarse y el Fenerbahce se apoya en uno de sus magistrales mosqueteros. Brad Wanamaker cuela un triple en el aro vitoriano que es como una puñalada. 89-82 y dos minutos por jugar. El Baskonia sigue sin recuperar el pulso ofensivo y Nicola Melli amplía la ventaja con una canasta doble, pura calidad del italiano, fresco y oportuno ante un Shengelia al límite del agotamiento.

El conjunto azulgrana se desangra, desordenado y lastrado por las pérdidas. Cuando trata de reaccionar de l mano de Beaubois ya es demasiado tarde. El Fenerbahce tiene entre manos un 2-0 seguro, sin opción dar más opciones a un Baskonia que volvía a estrellarse contra el muro del campeón. En el banco, un Luca Vildoza de rostro pétreo, con la procesión rugiendo por dentro. Otra lección aprendida después de ser un jugador sin miedo a dejar su impronta en el salón de casa del vigente campeón. Y el Baskonia, herido y obligado a convertir el Buesa Arena en una fortaleza hermética.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos