Baskonia

Garino se acerca a la recuperación plena de su dolencia muscular

Garino, en el Buesa Arena. /Igor Aizpuru
Garino, en el Buesa Arena. / Igor Aizpuru

CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El Baskonia necesita cuanto antes ganar efectivos, especialmente en un perímetro en el que Jayson Granger debe desdoblarse en exceso en las posiciones de base y escolta. La enfermería sigue atareada, aunque Patricio Garino tiene todos los boletos para volver a competir en los próximos días. Según informó ayer el club azulgrana, el alero argentino ha comenzado a tocar balón y a entrenarse en pista, lo que supone el paso final en la recuperación de los problemas musculares que le han impedido debutar.

Mientras sus compañeros se encuentran en Israel, el exterior de Mar de Plata se ejercita durante estos días con el filial de LEB Plata a las órdenes de Jon Txakartegi. El próximo fin de semana se cumple el mes de convalecencia que calcularon los servicios médicos baskonistas desde el momento en que se le detectó una rotura muscular en el recto femoral del cuádriceps izquierdo. Si nada se tuerce, cabe la posibilidad de que el exterior albiceleste pueda ponerse a las órdenes de Pablo Prigioni de cara al choque ante el Gipuzkoa Basket, que se disputará el domingo en el Buesa Arena.

El reenganche de Garino sería la mejor noticia para un perímetro disminuido por las lesiones. Su reincorporación podría suponer la baja de Carlos Delfino, aunque la incertidumbre sobre la situación de Rodrigue Beaubois también podría mantener en la lista de inscritos al veterano argentino. Por su parte, Jordan McRae continúa con la recuperación de la subluxación de hombro que sufrió en pretemporada. Según los plazos fijados en su momento, el estadounidense podría volver a las canchas a primeros de noviembre.

Fotos

Vídeos