Baskonia

Garino sobre su lesión: «Muchas veces pensé en volverme a casa»

Patricio Garino pasa el balón ante la presencia de Henk Norel, el sábado en el San Sebastián Arena. /Javier Etxezarreta
Patricio Garino pasa el balón ante la presencia de Henk Norel, el sábado en el San Sebastián Arena. / Javier Etxezarreta

El alero argentino, que «por fin ha encontrado el sitio en el equipo», asegura preferir a Olympiacos en el 'play off' de cuartos de Euroliga: «Son más asequibles que Fenerbahce»

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

«Estoy en plenitud». Patricio Garino ha celebrado este martes que las dura lesión que le apartó de las canchas a principio de temporada ya es solo un mal recuerdo. «Falta un poquito para llegar al estado en el que estaba el año pasado antes de la llamada de la albiceleste, pero me siento al máximo, en esplendor», aseguraba el alero en la rueda de prensa previa al partido de este jueves contra Efes.

«Este ha sido un año muy atípico para mí por haber vivido un cambio muy grande al venir de otro tipo de baloncesto, sufrir lesiones y cambios en el cuerpo técnico», ha manifestado el exterior baskonista, que ha explicado que estaba «acostumbrado a jugar, a ser parte del equipo», pero se encontró «justo con lo contrario».

Pero la racha de once victorias consecutivas en Euroliga y ACB, todo lo disputado desde la Copa, ha llevado a Garino y al equipo a otro estado mental. «Nos sentimos recargados. El vestuario es feliz y esa alegría la transmitimos en el campo. Nos ayuda a estar siempre concentrados, sobre todo en defensa», ha destacado para apostillar que lo importante ahora es no levantar el pie. «Tenemos que continuar con la seguidilla de victorias».

El exterior no quiere entrar en cábalas, ni en extrañas estrategias de terceros para no toparse con ellos en el 'play off'. «No depende de nosotros, así que mejor no pensar en ello. Lo nuestro es superar a Efes, que será un partido muy complicado. Estar centrados en nuestro trabajo y esperar; toque el que toque en Top 8 será muy complicado. Quizá Olympiacos es más accesible que Fenerbahce, porque los turcos como local lo ponen muy difícil, pero cualquiera es muy complicado».

«Encontrar mi sitio».

Echando la vista atrás, el azulgrana ha reconocido que le costó «un tiempo encontrar el ritmo, entrar en el sistema de juego y en la rotación del equipo», pero que «por fin ha podido encontrar un rol específico» en la plantilla.

Garino ha apuntado que esta situación fue «muy frustrante» y ha expresado que «la clave fue la paciencia, el trabajo y la confianza del club». «Pierdo los nervios bastante rápido y mis seres queridos me han ayudado en eso», ha sostenido el internacional con la selección albiceleste. «Superar la lesión fue muy duro y en ocasiones sentí muchas ganas de abandonar e irme a mi casa». El de Mar de Plata sufrió una doble fractura de mandíbula por un choque durante el encuentro de ACB contra el Joventut en el Buesa. Tuvo que pasar por quirófano y reapareció con una máscara. Por suerte, nunca sucumbió a la tentación de rendirse y hoy es uno de los revulsivos con los que cuenta Pedro Martínez cuando el juego se atasca.

El Pato ha remontado el vuelo en el último mes y avisa de que hay margen de mejora. «Los porcentajes de tres puntos no son acordes a los que he firmado a lo largo de mi carrera. Puedo dar mucho más». Superados los problemas físicos y la consiguiente «frustración de no poder demostrar lo que soy», escuchar la determinación del alero anima a pensar que vienen cosas muy positivas para Vitoria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos