Baskonia

Granger, del susto al alivio

Jayson Granger avanza con la pelota ante la oposición de Strelnieks./Euroliga
Jayson Granger avanza con la pelota ante la oposición de Strelnieks. / Euroliga

El base uruguayo, el jugador más utilizado por Prigioni, es duda para Fuenlabrada por un edema, pero no padece rotura muscular

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Todo quedó en un susto. Jayson Granger no sufre rotura muscular. La resonancia practicada en el día de ayer dictaminó que el base uruguayo tiene un edema inflamatorio en el recto anterior. El mal menor. Suficiente para convertirle en duda para el encuentro de mañana en Fuenlabrada, pero sin la gravedad que preocupaba en el seno del Baskonia cuando abandonó cojeando el Heraklion Arena de Creta tras el partido del jueves contra el Olympiacos.

El baskonismo contuvo la respiración. McRae y Garino continúan en el dique seco y Shengelia y Beaubois ya se perdieron el inicio de la temporada por lesión. No está teniendo suerte el conjunto vitoriano en el apartado médico en el comienzo del curso y la hipotética dolencia del base sudamericano, posiblemente el azulgrana más entonado en el arranque, encendió las alarmas. No en vano, el charrúa ha sido el más utilizado por Pablo Prigioni (112 minutos, 28 por partido) y es el máximo anotador (16 puntos por encuentro), el mejor asistente (5) y el más valorado (16,5) del plantel.

La evolución del baloncestista en las próximas 24 horas y sus sensaciones marcarán su disponibilidad para el partido ante los madrileños. Con otros directores en nómina, Marcelinho Huertas y Luca Vildoza, Prigioni podría apostar por la prudencia para una mejor recuperación de cara al duelo continental de la próxima semana en Tel Aviv. El jugador argentino, en cualquier caso, solo suma diez minutos en los cuatro partidos disputados.

La rodilla de Beaubois

En esta coyuntura influirá también la opción de Rodrigue Beaubois, que es duda igualmente, ya que Granger ha compartido muchos minutos en pista con Huertas en la posición de ‘dos’. El escolta galo, ausente en el estreno europeo por las molestias en la rodilla que arrastra desde pretemporada, se sumó ayer en Madrid a la expedición azulgrana, pero su retorno a la cancha no se decidirá hasta el entrenamiento de hoy.

Después de disputar diez minutos ante el Estudiantes (9 puntos) y trece ante el gran Canaria (3), el francés se cayó a última hora de la primera cita de Euroliga, resentido de esos problemas en la articulación. Beaubois, sin excesiva fortuna ni continuidad desde su fichaje por el Baskonia, vuelve al laberinto de las molestias tras un tratamiento que le dejó inédito durante la pretemporada. Su baja, unida a la de McRae, mermó la amenaza exterior, aferrada al tiro de Matt Janning y la potencia de Jayson Granger, principal foco ofensivo azulgrana en la pista del Olympiacos junto a Tornike Shengelia.

«Aprender la lección»

Pocas vías de ataque para someter a una defensa colectiva tan intensa como la del conjunto griego, que maniató al Baskonia hasta convertirlo en un equipo inocuo. «Hemos jugado otra vez por debajo de nuestras posibilidades, sobre todo en cuanto a energía», reconocía después del encuentro Marcelinho Huertas, consciente de que a la escuadra de Prigioni le falta mucho por mejorar como bloque para ser más competitiva a domicilio.

Hasta la fecha, la única victoria ha llegado en el Buesa Arena ante el Estudiantes, contando por derrotas los tres desplazamientos en las dos competiciones -Barcelona, Gran Canaria y Olympiacos-. «Tenemos que ser más duros fuera de casa y aprender la lección de una vez, no podemos seguir perdiendo partidos si queremos estar arriba», precisó el base brasileño.

Fotos

Vídeos