El imán de un clásico en el Buesa Arena

En manos de Pargo. El Baskonia perdió la ventaja de campo en la fase vitoriana de cuartos. Se impuso en el primer duelo (76-70) para después caer en el segundo tras un final desafortunado, con una pérdida fatídica de Huertas y la precisión final de Pargo./
En manos de Pargo. El Baskonia perdió la ventaja de campo en la fase vitoriana de cuartos. Se impuso en el primer duelo (76-70) para después caer en el segundo tras un final desafortunado, con una pérdida fatídica de Huertas y la precisión final de Pargo.

Los azulgranas han ganado 8 de los 12 duelos disputados como locales ante los hebreos, que no ganan en Vitoria desde febrero de 2013

CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

La oportunidad de sellar de forma definitiva el pase a los cuartos de final de la Euroliga llega hoy para el Baskonia. Al refugio de su gente, el conjunto azulgrana puede culminar una larga escalada continental si se impone al Maccabi. El amarillo distintivo de la escuadra hebrea se acerca a la capital alavesa para alimentar un auténtico clásico del baloncesto continental. Llega el gran símbolo deportivo de Israel, con su comitiva personal de seguridad. Cada vez que pisa el Buesa Arena, la atmósfera del recinto cambia, quizás por la mayor presencia de efectivos policiales locales y ‘visitantes’ o porque, al fin y al cabo, el Maccabi siempre es un coloso al que gusta incomodar. Para el duelo de esta noche, el club azulgrana dispone ya de más de 11.000 localidades vendidas.

Tras ganar su quinto título de la Euroliga en 2014, el club de Tel Aviv vive tiempos de indefinición. Y tras su reciente trayectoria en picado, la crisis vuelve a sonar fuerte al verse en una posición desesperada para subirse de nuevo al tren de los ‘play off’. A pesar de los problemas, su nombre sigue sabiendo a clásico y el inminente duelo ante el Baskonia invita a bucear en la historia. El Maccabi fue en su día el que privó del máximo título continental al Baskonia en la final de Moscú 2005 (90-78). Un año después, en la Final Four de Praga también se encargaría de mandar a los azulgranas al duelo de consolación tras barrer en la semifinal con un 85-70. Son los únicos duelos en territorio neutral dentro de una saga de 26 enfrentamientos en la máxima competición europea, 14 de los cuales cayeron a favor de los azulgranas.

2001-02. El Maccabi lograría la clasificación para la Final Four tras una exhibición en el duelo final del Top 16 disputado en Vitoria, donde superó al Baskonia por 65-94. En la imagen, Elmer Bennett defiende a Arriel McDonald.
2001-02. El Maccabi lograría la clasificación para la Final Four tras una exhibición en el duelo final del Top 16 disputado en Vitoria, donde superó al Baskonia por 65-94. En la imagen, Elmer Bennett defiende a Arriel McDonald.

En el Buesa Arena, la escuadra hebrea se ha estrellado contra el muro baskonista en ocho ocasiones y ha logrado hacer saltar el cerrojo en cuatro. Los dos clubes se medirían por primera vez en Zurbano en la temporada 1998-99. Fue el curso de estreno del Baskonia en la primera competición continental, todavía manejada por la FIBA. El equipo dirigido por Scariolo se impuso por un 79-76 que le ayudó a cobrar una pieza de caza mayor. En el duelo de vuelta en Tel Aviv, los hebreos se tomarían la revancha con un 64-104 ante un rival resacoso tras haber ganado la Copa del Rey en Valencia.

Devolver el golpe con fuerza multiplicada fue el distintivo del Maccabi en los cruces de la campaña 2001-02. Ambos ya encuadrados en la nueva Euroliga escindida de la FIBA, el Baskonia conquistó ‘La Mano de Elías’ con un 77-78 y un triple milagroso de Elmer Bennett. Era pleno Top 16 y se peleaba por un pase a la Final Four que, entonces, no llegaba tras criba alguna de cuartos. El último duelo de la segunda fase se jugaba entre el Baskonia y el Maccabi en el Buesa Arena. El vencedor viajaría a la Final Four de Bolonia. Aquel Baskonia quedó borrado del parqué en el único apagón en un momento crucial de un equipo conquistador de la Copa del Rey y la Liga ACB en aquel curso. Un plantel inolvidable con torres geniales como Oberto y Tomasevic, la batuta de Bennett, la rabia de Sconochini y Nocioni o la finura de Foirest quedó acallado en su propia casa con un abrumador 65-94 propinado por el Maccabi de Sharp, McDonald, Parker y Huffman, núcleo duro de un equipo sobresaliente.

La noche del ‘Santo’. San Emeterio firmó una de sus mejores actuaciones continentales en el triunfo correspondiente a la fase regular del curso 2010-11. Logró 10 puntos, 11 rebotes, 5 asistencias y 28 de valoracion en el triunfo por 94-78
La noche del ‘Santo’. San Emeterio firmó una de sus mejores actuaciones continentales en el triunfo correspondiente a la fase regular del curso 2010-11. Logró 10 puntos, 11 rebotes, 5 asistencias y 28 de valoracion en el triunfo por 94-78

Cita por la Final Four

Aquella derrota dejó huella y el Baskonia se esmeraría por ceder solo un triunfo a los macabeos en las cinco siguientes visitas a lo largo de las ocho campañas posteriores. El sistema de competición y el capricho de los sorteos alejaron un tanto a ambos contendientes. Pero la rivalidad volvió a alimentarse en la serie de cuartos de final de la temporada 2010-11. El cuadro azulgrana, comandado por Dusko Ivanovic partía con la ventaja de campo en la serie y pudo adelantarse en el primer encuentro gracias a una lluvia triplista (13 de 26), un espíritu de resistencia encomiable y la mejor versión interior de Stanko Barac (17 puntos, 6 rebotes y 19 de valoración).

El 76-70 abría unas perspectivas optimistas que se frustraron en el segundo duelo en el Buesa Arena tras un epílogo aciago. Los azulgranas entraron en el minuto final con un 81-77 a favor, pero una fatídica pérdida de balón de Marcelinho Huertas, una bandeja sin oposición errada por David Logan y la irrupción anotadora de Jeremy Pargo dieron al traste con las esperanzas locales al encajar un doloroso 81-83. El Baskonia, reducido a una rotación de ocho jugadores útiles tras la lesión de muñeca de Nemanja Bjelica no saldría vivo de Tel Aviv, donde encajaría un 81-60 y un 99-77 que le alejaría de la Final Four de Barcelona. El Maccabi volvería a sorprender al Baskonia en su casa en pleno Top 16 de la temporada 2012-13 con un 62-66. Fue un 28 de febrero; el último abordaje eficaz de los hebreos al puerto baskonista.

Tope anotador. Temporada 2009-10. Tiago Splitter, a la izquierda junto a un acrobático Lasme, alcanza su techo anotador en un partido de la Euroliga con 26 puntos. El Baskonia gana al Maccabi por 86-81.
Tope anotador. Temporada 2009-10. Tiago Splitter, a la izquierda junto a un acrobático Lasme, alcanza su techo anotador en un partido de la Euroliga con 26 puntos. El Baskonia gana al Maccabi por 86-81.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos