Baskonia

Martínez: «Nos han apabullado en el plano físico»

Pedro Martínez, con gesto de preocupación durante el partido. /Efe
Pedro Martínez, con gesto de preocupación durante el partido. / Efe

El técnico del Baskonia admite que los turcos estuvieron «mucho más intensos» en el tramo inicial pero se muestra «orgulloso» del papel de sus jugadores

IÑIGO CRESPO

El Fenerbahce salió a devorar al Baskonia por la vía rápida desde el inicio del encuentro. El vigente campeón continental trató de engullir a los azulgrana con un auténtico vendaval en su feudo para tratar de borrar cualquier fantasía en forma de clasificación para la Final Four. Y el equipo vitoriano, que buscaba un zarpazo de autoridad para ganar la primera ventaja de la clasificación, se quedó un tanto rezagado en su voltaje inicial. «Al principio han estado mucho más intensos y nos ha costado entrar en el partido», reconoció Pedro Martínez tras el partido. Una mochila demasiado pesada para sorprender al dueño del trono europeo.

El técnico del conjunto vitoriano lamentó la falta de energía en el arranque del encuentro, que supuso un hándicap excesivo incluso para un Baskonia que mejoró de manera notable tras el descanso. «Nos han apabullado en el plano físico», admitió el preparador catalán, quien no cayó en el desánimo pese a que su equipo nadó siempre a contracorriente. «Estoy muy orgulloso de mis jugadores. Podemos hacerlo mejor, pero no tengo nada que decir sobre su esfuerzo y su capacidad de lucha», sentenció Pedro Martínez, quien espera que la eliminatoria haga crecer a los azulgrana con independencia del resultado final.

«Tenemos que intentar salir del playoff siendo mejor equipo que antes, ganemos o perdamos», subrayó el entrenador baskonista, quien confía en dar con la solución para la desconexión inicial frente a la ferocidad del Fenerbahce. «No podemos pensar que lo que ha pasado en la primera parte es normal, aunque puede pasar», concluyó Martínez.

«Relajados»

En los mismos términos se expresó Luca Vildoza, quien hizo autocrítica sobre el planteamiento colectivo inicial. «Entramos bastante relajados. No teníamos presente que estábamos en casa del campeón y salimos a ver qué pasaba», admitió el base argentino, quien mantiene la esperanza de voltear la eliminatoria pese al primer golpe. «Al llegar al vestuario hablamos y cambiamos radicalmente», admitió el joven organizador. Vildoza, en este sentido, confía en que la mejoría que mostró el Baskonia en la segunda mitad muestre la vía hacia la remontada. «Estuvimos mucho mejor, y creo que vamos por el buen camino», concluyó el argentino.

Zeljko Obradovic, por su lado, se mostró muy satisfecho por la superioridad que exhibió el Fenerbahce durante la primera mitad y por haber logrado anular las virtudes del Baskonia. «Es muy importante tratar de parar lo que mejor hacen, porque hay muchos aspectos que dominan. Sus ataques en transición son muy peligrosos, porque sus jugadores grandes pueden correr en toda la pista. Tienen tiradores capaces de frenar y lanzar, además de un juego interior poderoso, en especial con Shengelia», declaró el veterano entrenador serbio.

A pesar de la superioridad que mostró el conjunto turco antes del intermedio, Obradovic señaló el rebote ofensivo como uno de los puntos débiles a los que tuvo que sobreponerse su equipo. «El Baskonia ha conseguido 12 en el primer tiempo. Excepto eso, todo estuvo genial por nuestra parte. Al descanso hablamos sobre cómo el Baskonia nunca se rinde y que trataría de remontar, y eso es lo que ocurrió», concluyó el preparador balcánico.

Por su lado, Kostas Sloukas, mantuvo un discurso humilde a pesar de la importancia del primer golpe del cruce: «Creo que tuve un buen ritmo de partido y jugué bien, pero tenemos que agachar la cabeza y volver a trabajar. Solo es un 1-0».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos