El mejor Timma, el peor Doncic

Janis Timma ejecuta un lanzamiento defendido por Luka Doncic./Emilio Cobos
Janis Timma ejecuta un lanzamiento defendido por Luka Doncic. / Emilio Cobos

En su versión más sólida, la defensa física del alero letón del Baskonia desesperó al base esloveno sin descuidar sus prestaciones en el capítulo ofensivo

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Muchos partidos en uno. El primer encuentro de la serie deparó varios duelos particulares, enfrentamientos singulares que decantaron la balanza a favor del Kirolbet Baskonia. El desparpajo de Vildoza superó a Campazzo, la intromisión de Voigtmann allanó el camino de Poirier ante Tavares y la defensa de Timma desesperó a Luka Doncic. Los dos equipos se han enfrentado cinco veces esta temporada y la apertura de la final deparó la mejor actuación del letón ante el Real Madrid y la peor del esloveno frente al conjunto vitoriano.

No fue casualidad. Vasos comunicantes. Pedro Martínez puso a Timma sobre Doncic. Más poderoso físicamente, aunque en las medidas oficiales solo les separe un centímetro de altura, el alero baskonista sometió a una intensa vigilancia al base madridista. Ni un centímetro de espacio. Hasta llegar a desesperarle. Se le notaba en la comunicación no verbal: amagaba con romperse la camiseta, escondía la cabeza entre las manos en el banquillo, protestaba a los árbitros, se encaraba con los rivales...

Con el propio Timma, que ni pestañeó cuando Doncic, en una acción infantil, le lanzó el hombro tras engancharse en la lucha por un rebote. Más concentrado el letón, consciente de que, por el emparejamiento particular y el escenario, tenía todas las de perder en caso de respuesta. Y es que al genial base esloveno le sobra tanto talento como gesticulación superflua. El miércoles lo segundo tapó lo primero, desquiciado con la defensa del azulgrana y obsesionado con un acierto en el triple que no llegaría (cero de cinco al final del partido).

La 'desaparición' de Garino

Con solo 4 puntos al descanso, aunque se centraría un poco en la segunda parte –resulta casi imposible anular por completo su producción ofensiva–, firmó su peor valoración ante el Kirolbet Baskonia (10), después de haber sido un quebradero de cabeza para Pedro Martínez en los anteriores enfrentamientos (19, 16 y 20 en los tres que jugó, ya que se perdió el segundo de la fase regular doméstica). Al revés que Timma, que, además de incomodar hasta el límite a la estrella rival, no descuidó su rol en ataque.

Las claves

12 puntos
de Timma, su mejor anotación en los cuatro partidos que ha disputado esta temporada ante el Real Madrid (10, 5, 7 y 12).
10.
Valoración de Doncic, la peor en los cuatro partidos que ha disputado esta temporada contra el Baskonia (19, 20, 16 y 10).

12 puntos en su casillero particular, su mejor marca ante los madridistas (10, 5 y 7 en los anteriores, puesto que también se perdió uno, el primero doméstico, en este caso). Y recordando al alero polivalente que tantas expectativas creó en su fichaje, anotando desde fuera (dos triples), pero pisando también la zona (tres canastas de dos), un déficit que se venía acentuando conforme avanzaba el curso.

El miércoles fue el segundo jugador más utilizado por Pedro Martínez (29 minutos, cuando su promedio liguero es de 23), por detrás solo del capitán, Tornike Shengelia (30). No es una situación nueva, ya ocurrió en el segundo partido del Palau, cuando se fue hasta los 33 –hubo prórroga–, también con una buena respuesta (11 puntos y 3 rebotes). Inevitablemente, el aumento de protagonismo de Timma conlleva una menor cuota para Garino, que ha visto drásticamente reducido su tiempo en pista en los últimos encuentros. Después de jugar 17 minutos por cita en los tres primeros encuentros de 'play off', se ha quedado en 5 en los cuatro siguientes, inédito en el segundo del Palau y testimonial en el primero del WiZink Center, donde solo participó tres minutos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos