El Correo
Baskonia

baskonia 74 - Olympiacos 73

De la noche más tétrica de Adams al trance de James

fotogalería

El técnico del Laboral Kutxa, Ibon Navarro (d), conversa con su jugador, el estadounidense Mike James. / EFE

  • El Baskonia volvió a mostrar ayer una sensación de descontrol de juego que quedó retratado por las sensaciones extremas que transmitieron sus dos bases

El Baskonia volvió a mostrar ayer una sensación de descontrol de juego que quedó retratado por las sensaciones extremas que transmitieron sus dos bases. Darius Adams se vio maniatado por la presión defensiva griega para entrar en una espiral negativa de la que ya no pudo salir. Cerró el partido sin un solo punto anotado y un -1 de valoración, engordado por cuatro pérdidas de balón. Por su parte, Mike James fue el protagonista solitario de los cuatro últimos minutos, autor de 9 de los 11 puntos que sumaría el Laboral Kutxa en la recta final del encuentro, después de que los helenos tomaran ventaja con un 63-66. Cerró el duelo con un 23 de valoración y buenos números en apartados como el rebote (6) o los robos de balón (5). Repartió dos asistencias, pero ninguna de ellas en el desenlace final.