El Correo
Baskonia

Shengelia, un líder de última hora

Shengelia pelea un balón.
Shengelia pelea un balón.
  • El azulgrana supera a tiempo sus problemas musculares para guiar en el Eurobasket a Georgia, una cenicienta peligrosa

El Baskonia ha visto reducido a tres el número de representantes en el Eurobasket, cuya primera fase arranca mañana en las sedes de Berlín, Zagreb, Riga y Montpellier. Velimir Perasovic comandará la selección croata y David Urbano ejercerá las labores de fisioterapeuta en el cuerpo técnico de la selección española. Solo uno se vestirá de corto. No es otro que Tornike Shengelia, uno de los líderes de la selección georgiana después de subirse a tiempo al tren después de pasar gran parte del período de preparación de su selección nacional relegado debido a una lesión muscular.

Después de perderse hasta siete partidos amistosos con el equipo que dirige el serbio Igor Kokoskov, el ala-pívot azulgrana pudo al fin pisar la cancha el sábado pasado en un duelo ante Italia en el torneo de Trieste. Sumó 9 puntos y 3 rebotes en la derrota georgiana (91-90) para dos días despues ampliar su estadística con 18 puntos y 9 rechaces en una nueva reválida ante el equipo transalpino en la que volvió a salir cruz (68-63).

Shengelia volvía por sus fueros para disipar dudas y convertirse en un bastión de la selección georgiana. Hace un año, su presencia fue crucial en el torneo clasificatorio en el que el equipo de la república exsoviética logró el pasaporte para el Europeo, el mismo en el que también sufrió un fuerte esguince que le hizo estrenar con mal pie su periplo en el Baskonia. A sus 24 años, el reto con su equipo nacional es un capítulo más de la carrera de Shengelia por recuperar el tiempo perdido. Su llegada al Laboral Kutxa fue una puerta abierta para sacudirse dos años de ostracismo en la NBA y con la disputa del Eurobasket también salda una cuenta pendiente. Una inoportuna lesión le dejó fuera del torneo europeo disputado en Eslovenia en 2013 y ahora no quiere pasar la oportunidad de resarcirse.

Debut precoz

Con solo 20 años, el jugador azulgrana tuvo el privilegio de formar parte del combinado georgiano que debutó en una gran competición internacional, el Eurobasket de 2011 jugado en Lituania. Toko cumplió entonces el sueño de su padre, Kakha Shengelia, miembro de la selección georgiana que comenzó a dar sus primeros pasos en 1997 desde la serie B del baloncesto europeo y que más tarde sería uno de los hombres fuertes de la Federación.

Para Tornike Shengelia, la identificación con la selección georgiano viene de familia. Y no ha habido cita internacional en la que el equipo que dirige Kokoskov genere tantas expectativas como en la que se inicia mañana. Por primera vez, Georgia pasa a ser una ‘cenicienta’ peligrosa tras lograr reunir a sus mejores valores, desde Shengelia hasta interiores como Zaza Pachulia, ídolo local con una larga trayectoria en la NBA, conocidos de la ACB como Giorgi Shermadini, Beka Burjanadze o Viktor Sanikidze y la guinda del nacionalizado Jacob Pullen. En el Grupo C, con sede en Zagreb, deberán pelear por una de las cuatro plazas en juego para la fase de cruces con la Croacia de Perasovic, Eslovenia, Grecia, Holanda y Macedonia.