El Correo
Baskonia

Bourousis ya está en Vitoria

El interior griego, este martes en un hotel de la capital alavesa.
El interior griego, este martes en un hotel de la capital alavesa. / J. ANDRADE
  • El interior griego llega al Baskonia para asumir un papel estelar en la pintura

Fiel a su filosofía, el Baskonia no perdió la oportunidad de retocar su dibujo incluso cuando tan solo quedan unos días para que arranque la Liga ACB. Los precios del mercado, a la baja para jugadores sin destino a estas alturas, y las oportunidades han coincidido para unir al Laboral Kutxa y a Ioannis Bourousis. El interior griego ha llegado a Vitoria este martes con un contrato de un año bajo el brazo, y apenas unas horas antes de la presentación oficial del equipo ante su afición esta noche en el Buesa Arena.

Con Bourousis la nómina de hombres altos se eleva seis efectivos, una estructura insostenible para la economía azulgrana. En este punto, OD Anosike se convierte en el máximo aspirante a ser la pieza sacrificada, cosa que sin embargo aún no ha ocurrido. En primer lugar, debido a una condición física que ha levantado suspicacias en el seno del club azulgrana y, sobre todo, porque desde la perspectiva de la entidad de Zurbano Bourousis mejora al poste estadounidense. Ahora mismo, el Laboral Kutxa dispone de catorce fichas profesionales si se incluye a la del lesionado de larga duración Davis Bertans. Demasiadas.

Después de ejercer un papel secundario durante su última temporada en las filas del Real Madrid, Ioannis Bourousis se encontraba a la búsqueda de equipo hasta que el Laboral Kutxa se ha cruzado en su camino. El interior de Karditsa tuvo la oportunidad de reivindicarse en el pasado Eurobasket con la selección griega, con una notable actuación y promedios de 11,1 puntos, 5,5 rebotes hasta caer en el cruce de cuartos ante la selección española. Sin embargo, gran parte de los equipos de la Euroliga tenían sus baterías interiores cerradas a estas alturas de mercado hasta que el Baskonia ha llamado a su puerta. La élite europea se reabre para el poste griego, que también tendrá que asumir un salario muy alejado al de sus tiempos como jugador del Real Madrid o el Olympiacos.

Con su movimiento tardío, el Baskonia se ha hecho con los servicios de un jugador contrastado y con amplia experiencia. Apuesta por un pívot con oficio y, si se mantiene la lógica, renuncia a una apuesta arriesgada como la de OD Anosike, un fenómeno reboteador en sus últimas dos campañas en Italia a pesar de sus 2,03 metros de altura pero que aún debía probarse en un escenario como la Euroliga. Ahora, al Baskonia le toca resolver una ruptura mediante la búsqueda de un nuevo equipo para Anosike o la correspondiente indemnización.

Por otro lado, la entidad azulgrana también busca un salto de calidad en su juego interior. Sobre el papel, Bourousis debería ocupar un puesto principal en la jerarquía de hombres altos a las órdenes de Velimir Perasovic. Se trata de un jugador con mayores recursos ofensivos que el resto de sus nuevos compañeros en la pintura. Puede convertirse en el hombre al que dar el balón y confiar en que se genere sus propias canastas, tal y como hizo durante sus tiempos más inspirados en el Olympiacos o, con menor continuidad, como jugador de un Real Madrid dotado de un nutrido batallón interior.

De sangre caliente

Con Bourousis, el club vitoriano trata de solucionar una carencia, la falta de jugadores con capacidad resolutiva en ataque en la posición de "cinco", con mañas para tirar de individualidad cuando el sistema de colapsa. El pívot griego encaja en dicho perfil y puede convertirse en el contrapunto en la posición de "center" de un Darko Planinic de patrón más sacrificado y del inexperto Ilimane Diop. Por otro lado, también se trata de un jugador de sangre caliente, volcánico sobre la cancha y que no suele esconderse tanto en la refriega física como en la dialéctica. En Vitoria, aún se recuerda su enfrentamiento hace dos campañas con Ilimane Diop, con quien ahora compartirá vestuario.

No obstante, también es cierto que la cotización de Bourousis ha descendido un tanto tras su etapa en el Real Madrid durante las dos últimas campañas, donde no pudo tener papeles estelares. De ahí, sus complicaciones este verano para hallar un destino que le mantuviera en primer línea continental y la necesidad de rebajar su caché hasta convertirlo en una pieza al alcance para el Baskonia.