El Correo
Baskonia

LABORAL KUTXA

Mucho por mejorar

fotogalería

James, en un lance del partido. / Blanca Castillo

  • Un Baskonia inconstante y desunido cae derrotado en su presentación en el Buesa Arena ante un Dolomiti Trento superior, en la disputa del Trofeo Diputación

Presentación baskonista ante su afición, con la significativa ausencia de Anosike y la presencia, vestido de largo, de Bourousis. El primer día de clase del nuevo Laboral Kutxa se ha saldado con una derrota en el Trofeo Diputación y con la sensación de que el equipo tiene mucho margen de mejora.

A pesar de ser un partido de pretemporada, con los errores y desajustes que ello supone, el equipo de Perasovic ha dejado entrever las armas que utilizará el Baskonia esta nueva temporada. El armamento mostrado por el conjunto azulgrana ha sido la artillería de largo alcance de Corbacho y Blazic, la facildad para encestar de Hanga (15 puntos), la mayor presencia en la pintura de Ilimane (máximo anotador con 18 puntos) y las rápidas transiciones lideradas por James, a la espera de la incorporación del pívot Bourousis. Entre las debilidades, que las hay, están la falta de tensión y la marcha a tirones del equipo, con desconexiones. Esas han sido las carencias más graves, puesto que otros errores se deben más a desórdenes típicos de pretemporada y al poco tiempo de convivencia entre técnico y jugadores.

El equipo saltó al parqué del Buesa Arena con James, Hanga, Causeur, Planinic y Shengelia, en el quinteto inicial diseñado por Velimir Perasovic. Los primeros minutos fueron del equipo visitante. Un laxo Baskonia no llegaba a engranar. Un tiempo muerto de Perasovic activó la maquinaria defensiva baskonista para poco a poco reducir la distancia adquirida por el Dolomiti Trento, hasta llegar al término del primer cuarto con un 18-23.

El segundo periodo no le sirvió al Baskonia para recuperar terreno y el entranador croata, de nuevo, trató de reajustar a su equipo que marchaba a remolque. No lo logró y la debilidad defensiva de un Laboral Kutxa sin chispa, con más intención que resultados, permitió al rival llegar al descanso con un 33-43.

Segunda mitad

Perasovic confió en Adams, Causeur, Blazic, Shengelia e Ilimane para comenzar la segunda mitad. El Baskonia empezó a tener mejores prestaciones que en la primera mitad. El equipo funcionaba y disfrutaba de su juego. La conexión Adams-Ilimane, con un bonito alley-oop, y un triple de Blazic, acompañados de una mejora defensiva y reboteadora, permitieron rebajar la distancia (44-47, a 5,19 para el final del tercer cuarto). El Laboral Kutxa llegó a ponerse a tres puntos del Dolomiti Trento (46-49), pero un parcial de 0-7 del equipo visitante volvió a alejar a los locales (46-56). El tercer cuarto acabó con una diferencia aún mayor (52-65)

El comienzo del último cuarto siguió por los mismos derroteros. Las imprecisiones y los errores dieron paso a una mayor distancia en el luminoso (52-68), aunque en los últimos minutos el Baskonia presionó y se volvió a meter en el partido (72-76). Un último tirón de los visitantes sirvió para establecer el marcador en el 76-86 final, que les permitió llevarse el Trofeo Diputación a Italia.