El Correo
Baskonia

LIGA ACB | jornada 1

Cohete Baskonia

fotogalería

El jugador del Laboral Kutxa de Vitoria Darius Adams y Darío Brizuela, del Movistar Estudiantes. / EFE

  • El conjunto arranca el curso de forma pletórica con una victoria autoritaria en la cancha del Estudiantes

Un triunfo contundente lejos del Buesa Arena. Un concepto que la pasada campaña quedó desterrado del ADN baskonista, ha vuelto a ser detectable en el primer paso dado por la escuadra de Velimir Perasovic. Ajeno a su herencia reciente, el Laboral Kutxa ha dado arrancado la temporada 2015-15 como un cohete tras triturar al Estudiantes con un rotundo 58-85. Los vitorianos han sabido minimizar la ausencia por lesión de Tornike Shengelia para resolver el choque por la vía rápida y más expeditiva. El alto nivel de intensidad defensiva y el liderazgo anotador de Causeur han permitido modelar un primera cuarto primoroso, saldado con 15-31, con 17 puntos del nuevo capitán azulgrana.

El Baskonia protagonizó una auténtica guerra relámpago que borró de golpe la sonrisa de un plantel estudiantil reducido a cenizas desde el inicio, sin capacidad posible de reacción y situado varios escalones por debajo del visitante azulgrana en materia de ardor, acierto y ritmo. Tras su ejercicio de tiranía en los primeros diez minutos, el equipo de Perasovic supo dominar el encuentro hasta el cierre sin apenas bajones de producción que comprometieran el resultado. De esta forma, dio rienda suelta a un juego de ataque dominado por la transición, pero también por una ejecución sobria a media cancha.

La ausencia de Shengelia fue tapada sin problemas por Kim Tillie y con el recurso de hacer coincidir en cancha a Ioannis Bourousis e Ilimane Diop, el más veterano y el más joven de la plantilla vitoriana firmaron minutos de calidad convertidos en dos torres sólidas que permitieron al Baskonia candar el rebote, un de sus flancos débiles durante los encuentros de preparación. El griego mostró su oficio y calidad mientras que el canterano puso la constancia defensiva y la intensidad con cuatro tapones. Bourousis terminó por ser el jugador con mejor rendimiento estadístico del choque al sumar 13 puntos, 11 rebotes y 24 de valoración.

directo