El Correo
Baskonia

liga endesa | jornda 14

Una fiesta formidable y completa

  • El Baskonia, febril y apoyado por 15.544 almas en un Buesa repleto, tumba al Real Madrid en un partido trepidante

Triunfador y bañado por los aplausos de un Buesa Arena más lleno que nunca. Los 15.544 espectadores que abarrotaron las gradas en el que supone el nuevo récord de asistencia a un partido de la Liga ACB, jalearon hasta la ronquera a un Baskonia extenuado, pero sonriente después de llevarse una de las batallas más trepidantes de la temporada. La escuadra azulgrana logró forzar la rendición de un Real Madrid que dio la cara a pesar de las ausencias de Sergio Llull y Rudy Fernández en una pelea sufrida golpe a golpe, posesión a posesión. Un choque disputado por los dos equipos con el corazón en la mano, que solo se podía ganar por las bravas a cuya resolución hubo que esperar hasta el tramo final, como no podía se otra forma entre dos rivales encarnizados.

Fueron cuatro minutos de cierre de continuo toma y daca, en los que el Real Madrid se entregó a la magia de un Sergio Rodríguez descomunal, mago con el balón en las manos y gran salvavidas visitante apoyado por Jaycee Carroll. La pareja merengue quiso poner contra las cuerdas a los azulgranas y lograron poner a su equipo por delante con un 68-72 en el minuto 36. Emergió entonces la figura de Mike James, dispuesto a doblar cada apuesta del base insular. El jugador de Pórtland propició la recuperación vitoriana con una acción de 2+1 que colocaba un 79-75 a minuto y medio del cierre. Respondió el Chacho de inmediato con otro triple, pero la fe azulgrana era inquebrantable.

Un intento triple de Shengelia quedó corto, Blazic recogió el rebote y se ganó en pase por la línea de tiros libres para sumar dos puntos más. Sergio Rodríguez, ya convertido en llanero solitario blanco buscó silenciar el Buesa Arena, pero perdió un balón debajo del aro baskonista a 42 segundos de la bocina final. No pudo ser otro que Mike James el encargado de anotar la canasta que daba la ventaja clave, 83-78 a 22 segundos, que ya hizo imposible la reacción del Real Madrid. El duelo se cerró con el rugido ensordecedor del Buesa Arena, un grito triunfal para un Baskonia que sumaba una victoria que le asienta en su carrera por lograr una plaza de cabeza de serie en la Copa del Rey y que le permite situarse a la par del equipo de Pablo Laso en la clasificación. Mike James ejerció de factor decisivo en los minutos finales para cerrar el choque con 15 puntos, 2 asistencias y 15 de valoración.

El Laboral Kutxa volvió a mostrar un marcado perfil colectivo, especialmente tras el descanso, pero Ioannis Bourousis volvió a descolgarse con una actuación soberbia. El griego sumó 24 puntos, 8 rebotes y 37 de valoración y dio una auténtica exhibición durante el tercer cuarto, que ayudó a los vitorianos a minar de manera seria el poderío del Real Madrid.

Directo