El Correo
Baskonia

Duelo de ‘matagigantes’

Ilimane Diop se apodera del rebote en dura pugna con el madridista Felipe Reyes.
Ilimane Diop se apodera del rebote en dura pugna con el madridista Felipe Reyes. / Afp
  • Un Baskonia pletórico y bien situado en el cruento Grupo F recibe al incómodo Brose Baskets

A estas alturas de Top 16, tomarse a la ligera a cualquier rival del Grupo F supone un auténtico riesgo. Quienes antes del inicio de la segunda fase auguraban que el Brose Baskets Bamberg y el Baskonia estaban poco menos que condenados a seguir la estela de los pesos pesados del lote, ahora contemplan que ambos equipos se han encargado de trastocar el orden. Disputadas ya seis jornadas, los dos conjuntos exhiben sus trofeos de caza mayor. El Laboral Kutxa maneja una maravillosa racha de tres triunfos, uno en casa ante el CSKA seguido de dos conquistas en los feudos del Barcelona y el Real Madrid. Mientras, el Bamberg presume de haber sorprendido al virulento Olympiacos nada más y nada menos que en el mismísimo Pireo, sin olvidar su capacidad para controlar y reducir al Barcelona la pasada jornada en territorio alemán.

Ambos equipos coinciden esta noche en el Buesa Arena en un duelo de ‘matagigantes’. El Baskonia viene de devorar a tres clásicos continentales, pero ahora se topa con un oponente sin tanto resplandor, pero con la suficiente capacidad como para activar la señal de peligro. Por su hay algún ánimo de tomarse a la ligera al visitante germano, Velimir Perasovic se encargó de señalar que «sería un error grave pensar que el Brose Baskets no tiene la calidad de otros». El croata se niega a etiquetar como sorpresa la trayectoria de un rival al que no le extrañaría «incluso que lograra clasificarse para la Final Four».

Puede que sea una afirmación un tanto excesiva, aunque la escuadra de comanda Andrea Trinchieri se encuentra, en estos momentos, por delante en la clasificación de ogros como el Real Madrid, Olympiacos o Barcelona. Es una posición que habla a las claras de la condición rebelde del Bamberg, hermanado en este espíritu con el Laboral Kutxa en un Top 16 que hoy alcanzará su ecuador.

Acostumbrado a batallar en la Bundesliga con clubes más ricos como el Alba Berlín o el Bayern Múnich, el Bamberg protagoniza una presente temporada en la que, por vez primera, ha superado el papel de mero animador para asentarse como un contendiente de sólidas hechuras competitivas. Perasovic recordaba ayer que se trata de un club dotado de un presupuesto nada despreciable y que «ha fichado jugadores que, ni de lejos, estaban a nuestro alcance». Quizás se refiriera el balcánico a Janis Strelnieks, un nombre recurrente en las quinielas estivales para reforzar el timón azulgrana. El letón dirige el juego de un equipo que, según el técnico azulgrana, «ataca largo, con mucha paciencia y jugadores que no se ponen nerviosos y que pueden anotar en los últimos segundos de posesión». Cuenta con «una estrella» como el alero Darius Miller y «jugadores contrastados» como el veterano Nikos Zisis o Nicolo Melli, que ha encontrado un lugar donde prosperar tras dejar la vía muerta del Emporio Armani Milán.

Choque de estilos

Todos ejercen de punta de lanza de un equipo «atlético», según la valoración de ‘Peras’, que alerta sobre los peligros de «darles opciones en el rebote ofensivo». En el Brose Basket hay un cuajo de dureza y sacrificio defensivo consolidados y también una tendencia al ataque cerebral y a la búsqueda de ventajas para sacar partido del tiro exterior. Es el estilo organizado y, en ocasiones, rígido que impone Trinchieri para hacerse fuerte entre rivales teóricamente superiores. Así, el Buesa Arena también es escenario de una confrontación de estilos, con un Baskonia más volcánico y de querencia arrolladora.

La escuadra vitoriana se verá obligada a prescindir de Tornike Shengelia mientras Darius Adams se recupera de un golpe que ha trastocado su rutina de entrenamientos esta semana. Clave para comenzar a dinamitar el duelo ante el Real Madrid la semana pasada, Davis Bertans pisa hoy de nuevo el Buesa Arena para apuntalar una escuadra que en las últimas semanas ha adquirido una madurez y un equilibrio manifiestos. Su capacidad para adaptarse a la exigencia del Top 16 ha dado paso a tres golpes de efecto ante CSKA, Barcelona y Real Madrid, sin olvidar su capacidad para frenar al Valencia Basket el pasado domingo en el frente ACB. Sus opciones para hacerse un hueco en los cuartos de final de la Euroliga han crecido, pero conviene no olvidar el trecho de ocho jornadas que aún quedan por disputar. El botín de cuatro victorias, tres de ellas a domicilio, es una cosecha que administrar y ampliar, sin permitirse pasos atrás en los choques en terreno propio. El Brose Baskets es hoy una nueva reválida para un Baskonia convertido ya en un generador constante de ilusión. Las gestas recientes dan ahora paso a las obligaciones del anfitrión. Al fin y al cabo, el Top 16 obliga a una constante puesta al día de la memoria.