El Correo
Baskonia

BASKONIA | COPA DEL REY

«No hay que esconderse si nos ponen en el grupo de favoritos»

Tensión. Perasovic da indicaciones durante el choque que abrió el Top 16 ante el Zalgiris.
Tensión. Perasovic da indicaciones durante el choque que abrió el Top 16 ante el Zalgiris. / Petras Malukas
  • El entrenador del Laboral Kutxa, Velimir Perasovic, asegura que «debemos estar preparados para cualquier cosa»

Velimir Perasovic templa cualquier euforia de cara a una Copa del Rey frenética, pero tampoco elude la ilusión que genera un Baskonia que llega a plena potencia a la cita coruñesa. «No hay que esconderse si nos ponen en el grupo de favoritos», asegura. El técnico croata no mira más allá del primer cruce contra el Obradoiro en el que asume la obligación de ganar, mientras se fía en la tranquilidad y la unión que imperan en el grupo que dirige.

-Me dirá que en la Copa no hay favoritos, pero mejor prepárese para escuchar que su equipo lo es.

-Los cuatro cabezas de serie siempre son favoritos. En ese sentido, no nos podemos esconder. Pero también es cierto que la Copa es imprevisible. No sería ninguna sorpresa que los no cabezas de serie ganen a alguno de los cuatro que sí lo son.

-Al menos, que te incluyan entre los favoritos es síntoma de algo.

-Sí. No hay que esconderse si nos ponen en el grupo de favoritos. Llegamos con una buena racha. Pero qué dirían Madrid o Barcelona, que siempre son favoritos, o el Valencia, que solo ha perdido un partido. O también el Gran Canaria, que está jugando a un gran nivel. Todo el mundo tiene sus opciones. La Copa puede durar un día o cuatro, si no estás bien en el primero. Puedes caer en cuartos y tampoco podrías decir que es un desastre. Es un torneo que genera mucha ilusión, pero solo vale ganar tres partidos. Ni uno ni dos, sino tres.

-¿Nota cierta euforia alrededor del equipo?

-Yo lo vivo con el equipo y veo un grupo concentrado. Quizás cuando ganas a rivales como el Real Madrid o el Barcelona, la gente en la calle tiene una percepción diferente. Pero yo sé que también podemos perder contra el Tenerife en casa o contra Murcia fuera, que somos un equipo capaz de lo mejor y de lo peor.

Cuestión de perspectiva

-Con semejantes golpes de efecto como ganar a CSKA, Real Madrid, Barcelona o Valencia Basket en las últimas semanas, ¿se puede perder la perspectiva de lo difícil que supone sacar adelante partidos de ese calibre?

-Sí. En algunos momentos vi que, incluso vosotros, como prensa, habíais perdido esta perspectiva; desde dónde empezamos. En el inicio, todo el mundo pensaba que íbamos a luchar por estar entre los ocho primeros en la ACB y que lo íbamos a tener muy difícil en el Top 16. Luego, si todo se convierte en algo completamente diferente, es mérito del equipo.

-En verano, usted dijo que el Baskonia tenía que ser un equipo diferente...

-En cierta medida, lo hemos conseguido hasta ahora.

-¿En qué es diferente este equipo?

-En que no hay un solo partido en el que no peleemos. Después de caer en Murcia, no pude decir nada al equipo. Una cosa es que un grupo luche, pero no encuentre el acierto o no tenga el día. Otro, que los jugadores se dejen llevar. Eso era algo que no podíamos permitirnos.

-¿Ese espíritu incansable es de lo que se siente más satisfecho?

-Sí. No puedes estar insatisfecho si ves que el grupo lo da todo. No somos el club de hace diez años. A veces perdemos esa percepción. No contamos con el tipo de jugadores de entonces. Tenemos un equipo sacrificado, de buenos jugadores que mejoran como conjunto. Pero hay que olvidar eso de que vamos a ganar fácil en cualquier cancha. El otro día, el entrenador del Obradoiro habla de que el Baskonia es un trasatlántico y tienen muchos jugadores que son más caros que los nuestros. Es como intentar quitar la presión a tu equipo y pasarla al rival. Son cosas muy naturales en baloncesto; dar la condición de favorito al rival, decir que tienen mayor presupuesto... Ahora no nos pueden decir esto. Yo no soy una excepción, pero llega un momento en el que eres consciente de que no puedes quitar más presión. Estamos haciendo las cosas bien. Si somos capaces de ganar en el campo del Real Madrid o el Barcelona, no podemos esconder que tenemos la obligación de pasar a semifinales.

-¿Qué le inquieta más del Obradoiro?

-Son un equipo incómodo. Tácticamente, van a hacer cosas que no hicieron en el último partido. Debemos estar preparados para cualquier cosa. Se trata de un rival bien construido. Tal vez no tiene una trayectoria tan buena como se esperaba, pero cuenta con jugadores capaces, de mucha altura. En el primer partido en Vitoria, ellos tuvieron opciones reales de ganar. En el segundo, supimos sacar provecho de nuestra agresividad.

Mucho más que Bourousis

-Con Bourousis, todo el mundo se sigue frotando los ojos con su rendimiento.

-Cuando está en el campo, nuestro juego pasa por Bourousis. Él disfruta con eso, tiene capacidad ofensiva y reboteadora y nos ayuda a pausar el juego. Es muy importante, pero no es el único en el equipo. Otros también defienden muy bien y saben lo que tienen que hacer cuando Bourousis recibe el balón.

-¿Cuánto se ha ‘pegado’ con Darius Adams y Mike James?

-Tenemos dos bases a los que va a ser muy complicado mantener la temporada que viene. Me sorprende mucho la ‘prensa negativa’ que tienen y no entiendo por qué, ya que nos están dando mucho. Con sus defectos y sus virtudes, estos chicos son muy importantes para nosotros. Es muy complicado jugar muy táctico contra nosotros cuando tienes dos bases capaces de anotar 20 puntos al descanso. Para bien y para mal, tenemos la suerte de contar con dos jugadores bastante baratos en este puesto y que nos están dando un rendimiento importante.

-Ellos también han dado un paso adelante.

-Yo no sé cómo estaban el año anterior ni perdí mucho tiempo en pensarlo. Por ejemplo, para mí es importante que el otro día ante el Obradoiro el equipo no se resintiera a pesar de los malos porcentajes de tiro de Adams. Si él sigue defendiendo sólido y James es capaz salir y anotar, podemos sobrevivir. Los dos son un peligro constante para el contrario y eso crea espacios para otros jugadores. He tenido bases que no anotaban y eso es mucho peor.

-¿Qué pierde el equipo sin Shengelia?

-Siempre nos daba un plus de energía cuando el equipo no andaba fino en ese apartado. Ahora, otros tienen que dar un paso adelante.

-¿Y qué gana con Bertans?

-Lleva poco tiempo como para dar una opinión. Es evidente que nos va a abrir mucho el campo. Ha metido mucho en sus primeros partidos, pero es posible que en el siguiente no meta ninguna. Anotar es algo innato en él. Ya en el último partido, Bourousis podía jugar más suelto. Las ayudas no podían ser tan largas ya que tenemos un ‘cuatro’ que puede tirar desde lejos. En cualquier caso, estoy muy contento porque Bertans ha llegado como un fichaje. No se podía encontrar nada mejor.

-Muchos jugadores vivirán por primera vez la Copa del Rey. ¿Alguna mentalización especial?

-No sé si hay que hacer algo especial. ¿Llevarlos cinco días antes a A Coruña? (sonríe) Para mí, lo importante es que el equipo está muy tranquilo. Sabemos que no va a ser fácil el primer partido porque tienes la obligación de ganar contra un rival que es el anfitrión. Cuando hay esa obligación, se ve verdadera la medida de los equipos importantes.

-La Copa se reparte entre el Real Madrid y el Barcelona en sus últimas seis ediciones. ¿Es hora de cambiar esto?

-Eso espero, aunque también ganan porque han sido mejores. Aquí no hay sentimentalismos. Son dos clubes que, en los últimos años, han dado un paso adelante en presupuesto mientras otros lo daban hacia atrás. Eso ha dejado una huella importante y de ahí este tipo de resultados.