El Correo
Baskonia

fotogalería

Planinic ha sido uno de los destacados y su eliminación por faltas ha pesado demasiado al equipo / EFE

BALONCESTO | LIGA ACB

Una sensación desconocida

  • El Baskonia encaja su tercera derrota seguida en la ACB ante el Gran Canaria tras un desenlace a cara o cruz en el que James erró el intento de triple final para forzar la prórroga

La solidez del Baskonia en la Euroliga contrasta en estos momentos con su flojedad en el torneo doméstico, donde ha caído en la cancha del Gran Canaria para encajar su tercera derrota consecutiva en la Liga ACB. Se trata de su peor racha liguera desde el inicio de campaña.

El equipo de Perasovic mostró demasiadas grietas e intermitencias en su estructura ante un Herbalife que supo sacar partido de su potencial y de las carencias vitorianas para inyectar presión en la tabla clasificatoria. Los insulares, principales perseguidores de los baskonistas, se sitúan ahora a dos triunfos, aunque no lograron voltear el ‘average’ particular respecto a un Laboral Kutxa que tuvo en sus manos la opción de forzar la prórroga en su última posesión ofensiva.

Cualquier posibilidad de redención se esfumó después de que Mike James errara el lanzamiento triple sobre la bocina que podría haber igualado la contienda a 93 puntos para alargar la matinal con el tiempo extra. Sin embargo, el intento del base de Portland se salió del aro y la victoria se quedó en la cancha de un Gran Canaria volvió a imponerse en la cuarta visita consecutiva de los azulgranas a territorio isleño.

Irrupción de Bourousis

Con Fabien Causeur ausente, el plantel vitoriano trató de explotar sus recursos sin la intensidad ni la constancia necesarias para plantar cara a un rival de perfil serio. A pesar de alcanzar el descanso con un 41-48 a favor, el Baskonia comenzó a decaer de manera seria en un tercer cuarto en el que encajó un parcial de 26-18 después de demasiado minutos de colapso general entre pérdidas de balón castigadas con canasta por parte del Gran Canaria y problemas defensivos graves. La irrupción de Bourousis logró contener la caída para cerrar el tercer capítulo con un 67-66, pero el Herbalife había encontrar el camino para dar la campanada. La escuadra de Aíto García Reneses siguió inyectando veneno en un cuarto final en el que Pangos y Salin fueron sus estiletes principales mientras el Baskonia trataba de apoyarse en el acierto anotador de Mike James y Ioannis Bourousis.

Los azulgranas lograron ponerse por delante con un triple del griego a falta de dos minutos y medio (83-84), pero las pérdidas de balón y la desatención reboteadora condenaron al Baskonia a un final taquicárdico en el que no encontró salvavidas efectivo alguno.

Directo