El Correo
Baskonia

EUROLIGA | TOp 16

El Baskonia busca pareja de baile

Darko Planinic atrapa a una mano el rebote por encima de Kim Tillie, Bradley Wanamaker y Elias Harris en la ida en Vitoria.
Darko Planinic atrapa a una mano el rebote por encima de Kim Tillie, Bradley Wanamaker y Elias Harris en la ida en Vitoria. / B. CASTILLO
  • El Laboral Kutxa cierra el Top 16 ante el Brose con el liderato del Grupo F al alcance y a la espera de conocer su rival en cuartos

El Baskonia cierra esta noche el que ya es su Top 16 más brillante desde que se estrenó el formato actual en la campaña 2011-12, con dos lotes de ocho equipos cada uno. De momento, su marca de nueve victorias es la mejor de las últimas cinco campañas y esta noche solo puede mejorarla en la cancha del Brose Baskets alemán. Mientras otros contendientes cruzan los dedos para ganar sus partidos y esperar a que otros no lo hagan, el conjunto azulgrana se sabe a cubierto con la clasificación para los cuartos y la ventaja de cancha en estos cruces ya aseguradas desde la pasada jornada. Ahora, tan solo le queda encontrar el acomodo definitivo en la clasificación del Grupo F y el correspondiente rival en los ‘play off’.

La falta de unificación de horarios y fechas convierte el desenlace del Top 16 en un pequeño serial por entregas que, en muchos casos, condena a la espera y diluye el suspense. El Baskonia se presenta en Bamberg con las opciones intactas de asaltar el liderato del Grupo F. Para alcanzar este objetivo, debe ganar a la escuadra alemana y esperar a que mañana el Olympiacos se imponga al CSKA en El Pireo. En caso de derrota, el equipo azulgrana conservará la segunda plaza que ahora ocupa. El Brose Baskets aún dispone de opciones de alcanzar los cuartos, aunque depende de una carambola. Primero, tiene que superar al Laboral Kutxa y después esperar que el Zalgiris se imponga hoy al Barcelona en Kaunas, que el Olympiacos bata a los rusos y que el Khimki dé el gran golpe en el feudo del Real Madrid.

Es la maraña de condicionantes de un lote en el que restan dos plazas por repartir para los cruces y cinco aspirantes con más o menos posibilidades. El Laboral Kutxa compite por mejorar nota, con un ojo puesto en el Grupo E, donde el abanico de posibles rivales en los ‘play off’ es abierto. En el caso de concluir la jornada como líder, el plantel vitoriano tendría asignado al Estrella Roja, que solo puede ser cuarto en el otro lote haga lo que haga mañana en su visita al Cedevita Zagreb. Si los vitorianos son segundos, se pueden cruzar en su camino el Lokomotiv Kuban o el Panathinaikos, dependiendo de cuál de los dos se apropie del tercer puesto en la orilla opuesta del Top 16. De momento, el plantel ruso ocupa el segundo lugar y lo mantendrá si gana en su visita de mañana al Darussafaka Dogus. En caso de caer en la cancha turca, dependerá de que el Panathinaikos sea derrotado en su visita al Anadolu Efes para conservar el puesto que ahora ocupa.

El conjunto griego es ahora tercero en el Grupo E y también un serio aspirante a ser el rival del Baskonia en los cuartos de final. Solo arrebatará el segundo escalón al Lokomotiv si se impone al Efes hoy y los rusos ceden ante el Dogus. Existe la posibilidad de que esta misma noche quedara asignada una posible eliminatoria entre el Baskonia y el Panathinaikos. Para ello, los vitorianos deben caer en Bamberg y los atenienses hacerlo también en el Abdi Ipekci de Estambul. Un resultado diferente en cualquiera de estos partidos pospondría la identidad del oponente azulgrana hasta última hora de mañana.

Un rival exigente

El Grupo F queda ya en la memoria de la Euroliga como una concentración explosiva de calidad y emoción que va a dejar a más de un gigante fuera de la lucha por alcanzar un puesto en la Final Four de Berlín. Dentro de semejante cúmulo de aspirantes, el Laboral Kutxa ha enarbolado la bandera de la rebeldía para recuperar ese carácter indómito que no hace tanto tiempo le convirtió en el terror de los que siempre apuestan sobre seguro. Esta noche, la escuadra vitoriana se enfrentará a un Brose Baskets que también ha peleado por ser una alternativa a los nombres de siempre.

A la escuadra alemana quizá le ha faltado un punto más de épica y varias dosis de experiencia en la alta competición, aunque nadie puede reprocharle nada si finalmente se queda fuera de la rueda de cuartos de final. El Baskonia visita el pequeño feudo bávaro en busca de un triunfo ante un oponente rezagado pero aún vivo en la carrera final del Top 16 y que solo ha cedido uno de los seis encuentros disputados en la segunda fase. En el Brose Arena han caído esta temporada rivales de la talla de Barcelona, CSKA, Olympiacos o Khimki, con esa atmósfera de reducto espinoso para cualquier visitante, similar al que muestra el Buesa Arena.

El Baskonia llega condicionado por la ausencia de Fabien Causeur, a la que parece que se comienza a acostumbrar, y después de dos gestas en casa ante el Barcelona y el Real Madrid. La jornada final se presenta para los azulgranas sin la tensión de anteriores semanas, las mismas en las que ha alternado esfuerzos soberbios en el cuadrilátero continental con desconexiones en la Liga ACB, donde acumula cuatro derrotas consecutivas. Con los cuartos a las puertas la semana que viene, queda por ver si las fuerzas acompañarán a la ambición baskonista esta noche en Bamberg.