El Correo
Baskonia

BASKONIA | EUROLIGA

«Muchas gracias, Baskonia»

Iruri Knörr, armada con los colores del Baskonia, vibró este domingo con la victoria baskonista.
Iruri Knörr, armada con los colores del Baskonia, vibró este domingo con la victoria baskonista. / Rafa Gutiérrez
  • Iruri Knörr, emprendedora, comentarista deportiva y aficionada baskonista, reconoce que «ha sido impresionante ver la evolución de este equipo» en una competición en la que ha dado un «golpe de autoridad»

Iruri Knörr, emprendedora, comentarista y aficionada baskonista tiene claro cuál es el mensaje que envía al equipo tras su clasificación para los playoff de la Euroliga: «Muchas gracias, Baskonia». «Poco más se le puede decir a un equipo que está haciendo disfrutar tantísimo esta temporada», aclara. Y «llegados a este punto», Iruri no oculta su deseo de «ver a Baskonia en la Final Four», aunque antes, como en los buenos espectáculos, le gustaría seguir con el disfrute que de seguir las evoluciones de este equipo en la gran temporada europea que está realizando. Por ello, «de cara a los play-off, solo les pido que sigan trabajando igual que hasta ahora: sin perder la fe, sea el equipo que sea el que está delante, y que tengan fuerza y carácter para reponerse una y mil veces ante las adversidades, como nos han demostrado que saben hacerlo», anima Knörr. Pero, ante todo, «ocurra lo que ocurra a partir de ahora», quiere dejar claro un amplio «eskerrik asko, Baskonia!».

En cuanto a lo conseguido hasta ahora, esta baskonista lo ha disfrutado como nunca, pero sobre todo con prudencia, ya que «esta vez ha pasado lo contrario de lo habitual. Las sensaciones que transmitía este equipo durante los primeros meses de la temporada hacían presagiar lo que hemos vivido después; nos invitaban a ser optimistas». Sin embargo, por la cabeza de Iruri Knörr pasaban «viejos fantasmas y recientes batacazos» que hacían a esta baskonista «poner los pies en el suelo». A pesar de ello, todo ha ido rodado y reconoce que «ha sido impresionante ver la evolución de este equipo». Esta experta en marketing y nuevas tecnologías admite que «a la vista de los resultados y del juego que se estaba desplegando, los aficionados hemos ido subiendo el listón de los objetivos y de los sueños, viéndolos cada vez más cerca», indica.

En su opinión, al Baskonia le tocó jugar «en el que ha sido considerado el grupo más difícil de la historia de Euroliga». En ese denominado grupo de la muerte, y con los peligrosos compañeros de viaje que llevaba el Laboral Kutxa, a Iruri Knörr la surgió «una potente lucha entre lo que decía la razón» y lo que le dictaba su «corazón baskonista». «Afortunadamente hice caso al segundo, e incluso he ganado alguna apuesta gastronómica con amigos que disfrutaré encantada», comentaba en tono de broma. «Ahora es momento de disfrutar y de creer en lo imposible», alenta de cara a la siguiente fase que se le presenta a los azulgranas.

Premio a la constancia y al trabajo

Knörr califica de «inesperado para muchos» la clasificación para los playoff, pero que es un «premio a la constancia, a la fe, al trabajo, a la confianza» y no olvida la «excelente dirección de Velimir Perasovic, que ha planteado un estilo de juego que los jugadores han entendido a la perfección». En este esquema baskonista, esta comentarista deportiva también incluye a la afición que «empuja al equipo cuando más lo necesita, pero también se contagia: si el equipo transmite, la afición recibe y devuelve esa energía multiplicada por mil». El logro del baskonismo «ha sido un chute de confianza para todos, para afrontar lo que llegue, tanto en Euroliga como en ACB», reconoce. Además, añade que «también ha sido un golpe sobre la mesa de Baskonia en Europa para decir “aquí estamos otra vez, y vamos a dar mucho que hablar”».

En opinión de Iruri Knörr «lo que está haciendo Baskonia esta temporada es impresionante. No solo por los resultados, sino por la forma en que se están consiguiendo» y destaca los «partidazos» que se viven el Buesa «de los que hacía tiempo que no disfrutábamos, y eso se nota muchísimo en el ambiente, en el ánimo, en la energía que se percibe en la grada y en la gente. Apetece mucho ir porque sabes que lo más probable es que vivas un grandísimo encuentro». Los logros baskonistas y el espectáculo que ofrece «están enganchando a personas que normalmente no viven tanto el baloncesto, y todo porque se percibe en la afición azulgrana una energía y una ilusión que hacía años que no se vivía». «Y que no pare», desea.

Pero la empresa no es fácil e Iruri es consciente de ello. «Por supuesto que es muy difícil, y que confiarse en un momento así puede ser letal», indica. «Caer en el playoff entra dentro de lo previsible y no sería en absoluto un manchón para esta excelente Euroliga de Baskonia. Pero tal y como veo al equipo ahora y las sensaciones y energía que transmite, es muy difícil pensar en otra cosa que no sea la Final Four de Berlín», asegura. Por ello, con apuesta gastronómica o sin ella, Iruri Knörr tiene clara su quiniela: «Final Four». A pesar de su rotundidad, reconoce que «quizá» se está «dejando llevar por la euforia del momento, pero hemos visto caer en el Buesa a gigantes como CSKA, Olympiacos, Real Madrid o el Barça». Por ello, alude al factor cancha a favor como un «aspecto realmente importante en esta fase, y Baskonia llega con los deberes hechos», sentencia.