El Correo
Baskonia

BASKONIA TOP 8

El primer paso en el laberinto

Adam Hanga, en primer término, en los estiramientos previos antes de poner fin al entrenamiento de ayer celebrado en el Buesa Arena.
Adam Hanga, en primer término, en los estiramientos previos antes de poner fin al entrenamiento de ayer celebrado en el Buesa Arena. / Blanca Castillo
  • El Baskonia abre en el Buesa la guerra de resistencia con el Panathinaikos por hollar Berlín

Con todo el derecho a soñar, pero también consciente de las complicaciones que entraña una pelea de cuartos de final de la Euroliga cuando el rival es un clásico como el Panathinaikos. El Baskonia abre hoy un nuevo capítulo de la saga que comenzó el pasado 23 de octubre en el Buesa Arena. Aquel triunfo ante el Olympiacos por 96-89 en la puesta de largo continental del presente curso ha dado paso a una buena colección de noches maravillosas que todavía sigue abierta. Seis meses después, el conjunto azulgrana se ha abierto paso con la ambición propia de quien quiere recuperar la reputación dañada en anteriores temporadas, orgulloso y constante hasta plantarse en unos cuartos de final donde pocos le esperaban.

La travesía continúa para un equipo exprimido al límite, acostumbrado ya a la baja de Tornike Shengelia y que se esfuerza por cambiar sus registros debido a la lesión de espalda de Fabien Causeur, que tampoco jugará esta noche. La intermitencia reciente que ha mostrado el Laboral Kutxa va de la mano con la ilusión ante la oportunidad de alcanzar la Final Four de Berlín. Es un territorio que no pisa el club vitoriano desde la edición de Madrid 2008, que coronó un ciclo magistral de cuatro presencias consecutivas. Aquellos fueron tiempos dorados de bonanza, muy distintos a la realidad que le toca vivir ahora al inquilino del Buesa Arena. Sin embargo, esta temporada, la escuadra de Perasovic está logrando conjurar el resurgimiento en un panorama continental que tiene en cuenta de nuevo a los vitorianos. La Final Four vuelve a ser la frontera anhelada que está de nuevo al alcance. Ahora, queda el último tramo hasta la urbe germana, quizás el más difícil y escarpado.

Ya no se trata de acumular batallas, sino de ganar una guerra ante un oponente único como el Panathinaikos. El Baskonia da esta noche el primer paso en ese laberinto repleto de trampas que supone un ‘play off’ de cuartos al mejor de cinco encuentros. El formato largo tiende a beneficiar al aspirante mejor armado. La diferencia de efectivos juega en contra de un Baskonia que dispone de la ventaja de campo, un tesoro que nadie desdeña, pero que suele ser difícil de preservar en una serie estirada.

El club azulgrana conoce bien las complejidades de un tramo de competición que, desde que se remodeló en la campaña 2008-09 hacia un ‘play off’ al mejor de cinco encuentros, le ha mostrado su rostro más amargo. Desde aquella campaña, el Baskonia ha disputado cuatro cruces con este modelo y en todos ellos se quedó sin poder franquear el umbral de la Final Four. Apuró hasta el quinto asalto el ‘play off’ contra el Barcelona para caer en el combate final en el Palau (2008-09), se estrelló por dos veces contra un CSKA que logró el pase en el Buesa en el cuarto partido (2009-10 y 2012-13) y desaprovechó el ‘factor cancha’ ante el Maccabi para verse reducido a cenizas en La Mano de Elías (2010-11). Cuando el trampolín a la Final Four se activaba con un cruce al mejor de tres, el Baskonia aprovechó el carácter imprevisible del desenlace corto para encadenar cuatro presencias consecutivas entre los mejores. Sin embargo, la configuración actual tiende a beneficiar al más fuerte y mejor armado.

El poder del Buesa

Pero también el premio puede ir destinado al que más y mejor resista. Es la fórmula que se puede ajustar al perfil de un Baskonia que, en su mejor versión esta temporada, ha sabido aferrarse a los partidos para obtener algunas victorias que parecían inverosímiles ante rivales de hechuras gigantes. Una parte importante de sus mejores obras se han fraguado en un Buesa Arena que este ejercicio ha recobrado esa seña de fortaleza de abordaje.

El muro de Zurbano se esculpe con las 23 victorias logradas por el equipo vitoriano en los 26 encuentros disputados hasta el momento en su feudo esta temporada en las dos competiciones. Ahora llama a la puerta el Panathinaikos, que también busca una Final Four que le es esquiva desde la edición de Estambul’2012. El Baskonia debe preservar la combinación hermética que impida dejar escapar la ventaja de campo en el tramo vitoriano de la serie que arranca esta noche.