El Correo
Baskonia

18.200 gargantas contra el Baskonia

Las gradas del OAKA, al comienzo del encuentro.
Las gradas del OAKA, al comienzo del encuentro. / I. MIÑÓN
  • El gran OAKA de Atenas se ha quedado pequeño para recibir al Laboral Kutxa y para albergar en sus gradas a los miles de aficionados griegos que apoyan de forma incondicional al equipo local

El gran OAKA de Atenas se ha quedado pequeño para recibir al Laboral Kutxa. Las gradas del coliseo griego han albergado un total de 18.200 aficionados griegos que apoyan de forma incondicional y muy sonora a su equipo.

Ya en el calentamiento el Baskonia ha podido oír sobre el parqué las evoluciones del OAKA. Hanga ha sido el primer baskonista en pisar la pista, acompañado del preparador físico. Y también ha sido el primero en llevarse los pitos del medio millar de aficionados griegos que hora y media antes del partido ya estaban en la gradas con sus grandes pancartas colocadas.

Poco después, a los pitos se ha unido hasta algún insulto en perfecto castellano. La misma rutina la han seguido los incondicionales griegos con cada jugador azulgrana que ha salido del túnel de vestuarios.

Una hora antes del partido ya eran unos 3.000 los seguidores griegos reunidos en el OAKA, y al comienzo del partido, el ruido de los 18.200 seguidores del Panathinaikos era ensordecedor.