El Correo
Baskonia

liga endesa

Demasiado desdibujado

  • Un Baskonia de ritmo escaso y bajo acierto ofensivo se hunde en el Palau ante el Barcelona con Hanga de nuevo lesionado

Puede que el Barcelona sea un equipo herido tras su eliminación en la Euroliga. Sin embargo, el Baskonia no ha podido sacar partido del bajo estado emocional de su rival y ha caído con contundencia en el Palau blaugrana al encajar un abultado 89-68. La escuadra catalana encontró todavía recursos para levantarse de la última decepción continental y zarandeó a una escuadra vitoriana limitada por su problema de bajas, que se acrecentó después de que Adam Hanga tuviera que abandonar el parqué tras siete minutos de juego con un golpe en la cadera derecha. El alero húngaro, que volvía a la acción tras la microrrotura fibrilar que le había impedido disputar los tres últimos encuentro, no volvió a pisar la cancha de juego, con lo que la rotación de Velimir Perasovic se achicó todavía más.

Antes de que se retirase Hanga, el Baskonia ya había dejado claro que su gran problema era una cuestión de puntería. Los bajos porcentajes de tiro frenaron a una escuadra vitoriana incómoda y sin ritmo que llegó a ceder una ventaja de 17 iniciado el segundo cuarto (25-8, minuto 12). Fue una concesión demasiado amplia para un Barcelona que, sin estar en su mejor momento, sí fue capaz de controlar cada reacción visitante. El Baskonia trató de recuperarse en los minutos finales del segundo capítulo y alcanzó el descanso con un 37-30, pero otro nefasto inicio de tercer cuarto, con un parcial de 7-0 en contra, volvió a alejar a los culés en el marcador (44-30, minuto 22). Los vitorianos mejoraron un tanto sus registros anotadores de la mano de un Ioannis Bourousis más metido en el encuentro, pero los problemas para mantener la tensión defensiva hicieron que el Barcelona apenas viera inquietado su dominio hasta la conclusión del encuentro. Con una tropa reducida debido a las lesiones, el Laboral Kutxa se quedó abandonado por el acierto, con un pobre 8 de 29 en tiros triples. Ni James ni Adams terminaron de entrar en combustión y Bourousis solo irrumpió en el tercer cuarto cuando le renta en contra era casi insostenible.

Directo