El Correo
Baskonia

baloncesto | euroliga

Dos sillas por completar

Xavi Pascual, en su despedida de Barcelona
Xavi Pascual, en su despedida de Barcelona / EFE
  • Los banquillos del Laboral Lutxa y el Barcelona, pendientes de dueño entre los dieciséis clubes que competirán en la próxima Euroliga

El mercado baloncestístico continental debe amoldarse este verano a los tiempos que marca la nueva Euroliga, que se pondrá en marcha la próxima campaña. La reducción de 24 a 16 equipos participantes propicia menos opciones para aquellos jugadores que quieran establecerse en la élite. Si se trata de entrenadores, sucede tres cuartos de lo mismo; las sillas se reducen mientras un buen número de técnicos se agolpan para acceder al estrato superior. Por esta razón, el zoco estival se mantiene en vilo ante los movimientos que puedan registrarse en fechas inmediatas en materia de entrenadores en dos plazas concretas, Vitoria y Barcelona.

Buena parte de aquellos clubes que competirán en la Euroliga ha optado por la continuidad en el banquillo. Sin embargo, quedan dos sillas pendientes; la del Laboral Kutxa y la del Barça. El club vitoriano continúa en plena deliberación a la hora de asignar el puesto. Por su parte, la entidad blaugrana a puesto fin a a ocho años de estabilidad en el cargo de entrenador con la despedida de Xavi Pascual. Mientras, algunos clubes temen que la elección de vitorianos y catalanes pueda condicionar sus proyectos.

Hasta ayer, por ejemplo, era el caso del Estrella Roja, que conocía la reunión que mantuvo su técnico Dejan Radonjic con Josean Querejeta el pasado martes. El montenegrino tiene contrato en Belgrado pero el club no las ha tenido todas consigo respecto a la continuidad de su técnico hasta que ayer oficializaba el cumplimiento del acuerdo. Mientras, Sahsa Obradovic o Fotis Katsikaris permanecen como aspirantes a recibir una llamada definitiva desde las oficinas de Zurbano.

Continuidad en el cargo

También hay cierto grado de alerta en el Zalgiris Kaunas, que tiene a Sarunas Jasikevicius como técnico con un vínculo laboral hasta junio de 2018. El lituano, con escaso recorrido como primer entrenador, entra en las apuestas para suceder a Pascual en el Palau. Sin embargo, la rumorología se ha desatado alrededor de la sección de baloncesto culé, a la que también se le responsabiliza de sondear opciones como las de Ettore Messina, asistente en los Spurs, o Svetislav Pesic, ahora en el Bayern Munich. Andrea Trinchieri, triunfador con el Brose Baskets y con plaza en la próxima Euroliga, es el último nombre en haber entrado en la quiniela del banquillo barcelonista.

El club alemán quiere mantener al italiano al frente de la nave y forma parte de ese grupo de clubes dispuestos a no cambiar de timonel. El CSKA ya ha renovado a Dimitris Itoudis tras su último título continental. El Unics Kazán renueva su confianza en Evgeny Pashutin y la continuidad de Pablo Laso en el Real Madrid no corre peligro. Los dos gigantes griegos tampoco muestran ganas de lanzarse a aventuras mientras el Olympiacos continúa con Giannis Sfairopoulos y el Panathinaikos se decide a ir de la mano con Argyrios Pedoulakis, que sustituyó a Aleksandar Djordjevic tras la serie de cuartos de la pasada Euroliga en la que el Baskonia actuó como apisonadora.

El monarca de Estambul

En Turquía, Zeljko Obradovic sigue como monarca inamovible en el Fenerbahce y Perasovic marca el cambio de guardia en el Efes. El Galatasaray retorna a primera línea tras ganar la Eurocup con Engin Ataman como capitán general. El Darussafaka Dogus entrega su plan de conquista de Europa con un presupuesto sin fondo a David Blatt, de vuelta tras perder el pulso en los Cleveland Cavaliers con LeBron James.

En Italia, las posibles heridas abiertas entre el Emporio Armani Milán y Jasmin Repesa quedan cerradas tras lograr el título de la liga italiana. Si algún técnico tenía intención de emigrar a Tel Aviv, tampoco hay plaza vacante. Tras la experiencia fallida con Zan Tabak, el Maccabi vuelve al producto nacional con el seleccionador hebreo, Erez Edelstein.