El Correo
Baskonia

El ingeniero francés ya aprende alemán

El ingeniero francés ya aprende alemán
  • Fabien Causeur pasa a engordar la lista de los rivales europeos de los alaveses en las filas de un Brose donde espera aplicar su baloncesto inteligente

No fue un día de verano rotundo ayer para los aficionados del Baskonia. El fichaje de Fabien Causeur por el Brose Basket alemán, con un contrato de una temporada más otra opcional, no cayó de sorpresa pero significó el adiós definitivo a otro buen jugador, sencillamente. Un tipo que a lo largo de cuatro años ha demostrado en Vitoria cierto carisma y cualidades que traspasan lo material. El escolta francés no sumó números de estrella, sus estadísticas no pasan del estadio de un buen jugador, con fases excelentes. Y, sin embargo, su adiós se contempla en las gradas del Buesa Arena como la pérdida de una pieza importante; de uno de esos elementos que siempre conviene tener en un vestuario.

Fabien Causeur ejerció de hombre-pegamento en el Baskonia, sobre todo en las dos últimas campañas. Un elemento capaz de aportar en las más diversas facetas; un triple por allí, un robo por allá, estorbar ahora, pasarla después... Pero también sirvió de contrapunto a una dirección del juego que no se encontraba precisamente en la cabeza de Darius Adams o Mike James. Ante la irrefrenable tendencia de ambos, sobre todo el primero, a resolver los partidos por su cuenta y a tiro limpio, el escolta galo, con la inestimable complicidad de Bourousis, echaba mano de su temple y sus neuronas para que el caos fluyese hacia un baloncesto chispeante y eléctrico.

También fue colaborador necesario de otros compañeros para aquilatar una defensa que el Baskonia lució con brillo de metal en gran parte de la campaña. Junto a Hanga, Blazic o el propio Planinic, a Causeur nunca le importó meter pocos puntos o esperar su oportunidad con paciencia oriental. Si las labores de intendencia reclamaban trabajos de fontanería o en la sala de máquinas, la mirada de ‘Peras’ viraba hacia el irreductible galo, al que no necesitaba articular orden alguna. Porque a @therealFC55 se le inclinaba la sonrisa hacia el colmillo tanto o más con un robo y asistencia en contragolpe para ‘alley hoop’ de Adams, por ejemplo, que con un triple.

En sus cuatro años en el equipo, Fabien Causeur se ha visto lastrado por las lesiones, aunque esto es algo que puede decirse de la práctica totalidad de los jugadores en activo. En su segunda campaña, en octubre de 2013, sufrió una «anomalía renal», según los especialistas que le trataron, que incluso puso entre paréntesis su futuro profesional. Los temores se fueron diluyendo con el tiempo, hasta lograr una buena regularidad. Línea ascendente que se quebró, precisamente, en la recta final de la campaña pasada. Unos problemas leves de espalda que degeneraron en una dolencia más seria, porque las molestias no remitían e incluso le llevaron a recaer en varias oportunidades.

Lesiones y derecho de tanteo

El balance resultó desalentador. No pudo participar en la eliminatoria de cuartos de la Euroliga contra el Panathinaikos y su presencia en la Final Four ante el Fenerbahce fue testimonial; tampoco pudo alinearse un minuto en los ‘play off’ por el título en la ACB. El equipo debió manejarse en la etapa más delicada, y con mayor desgaste, sin uno de sus referentes. Qué habría pasado sin la lacra de las lesiones (también la de Shengelia) es una pregunta que al propio Josean Querejeta le solivianta en su despacho del Buesa.

Con Causeur, el Baskonia acabó satisfecho a medias. Fue uno de los jugadores incluidos en el derecho de tanteo, por lo que si un equipo de la Liga se interesa por él (ahora o más adelante), el club puede igualar la oferta y quedárselo. Pero no le realizó una oferta para renovar, como sí reconoció Josean Querejeta haberla planteado a Bourousis, Adams y James, los otros tres jugadores que acababan contrato. Quizá en el club guarden algún recelo de si el jugador pudo haber forzado en esa recta final, mientras que la perspectiva del escolta es exactamente la contraria, que se la ha jugado inútilmente, sin haberse recuperado ni haber podido ayudar al grupo.

Da igual. Ahora Causeur se someterá a la batura del táctico Andrea Trinchieri en las filas de un Brose que se ha ganado por derecho propio una licencia A de la Euroliga.