El Correo
Baskonia

SUPERCOPA

Sin conjunción

fotogalería

Blazic gesticula durante el partido en el Buesa. / I. Aizpuru

  • El Baskonia pierde mecha en el tramo final y permite el paso del Gran Canaria a la final de la Supercopa de Vitoria

No será la Supercopa el territorio en el que el Baskonia se dé una alegría, que nunca viene mal por mucho de que se trata de un torneo que sigue sin definición clara, entre ensayo final de pretemporada e inicio oficial de curso. De momento, el conjunto azulgrana ha quedado apeado de la cita después de caer ante el Gran Canaria por 80-84 en un encuentro en el que pagó cara su desconexión en los minutos finales. El conjunto insular hizo valer su condición de escuadra imbatida en los amistosos de pretemporada para imponer su apariencia más solida ante un anfitrión repleto de componentes que todavía se tratan de usted. A pesar del resultado adverso, la escuadra de Sito Alonso dejó alguna que otra pincelada interesante, todo dentro de una sensación general de lógica inmadurez de un proyecto que ha debido navegar durante el turno de preparación entre un buen puñado de contratiempos físicos y la llegada escalonada y tardía de sus jugadores internacionales.

Con Beaubois y Bargnani relegados por lesión, Shane Larkin dejó atrás sus molestias para demostrar que aspira a ejercer de referencia al timón. Mientras Tornike Shengelia y Adam Hanga cumplieron como componentes de la vieja guardia, con un el georgiano listo para ganar en protagonismo ofensivo. El plantel vitoriano solo comenzó a sentirse cómodo tras el descanso, cuando encontró el acierto triple para revitalizar su juego ofensivo. Sin embargo, el Gran Canaria terminó por ser un plantel con mayor nivel de armonía, apoyado en el acierto exterior de Kyle Kuric, el criterio de Bo McCalebb y el dominio del rebote, un aspecto clave a la hora de controlar el ritmo del choque.

El Baskonia terminó por quebrarse en los tres últimos minutos del partido, después de lograr ponerse en el marcador con un 71-70. El conjunto de Luis Casimiro supo mantener la serenidad ante un Baskonia que perdió pie entre pérdidas de balón y concesiones defensivas.

Directo