El Correo
Baskonia

baskonia

Un arranque sin tregua

El baskonista Luz lucha por un balón con Mccalebb, del Gran Canaria.
El baskonista Luz lucha por un balón con Mccalebb, del Gran Canaria. / Aitor Arrizabalaga
  • El Baskoniase acerca a un mes de octubre sobrecargado con diez partidos para comenzar a definir su personalidad

El Baskonia comenzó a destapar algunas de sus cartas en la pasada Supercopa, aunque cualquier análisis queda sujeto a la provisionalidad dada la accidentada pretemporada azulgrana. Entre lesiones e incorporaciones tardías de internacionales, el grupo que gobierna Sito Alonso apenas ha tenido un puñado de sesiones de trabajo conjunto en la ‘oficina’. Sin embargo, de poco sirve achacar responsabilidad alguna al empedrado ya que la competición asoma con un grado de exigencia implacable.

El torneo de apertura disputado en el Buesa Arena supuso el aperitivo de un arranque de campaña que va a poner a prueba a un Baskonia aún incipiente. La acumulación de partidos y el nivel de los rivales obligarán al conjunto vitoriano a equilibrar el crecimiento de su baloncesto con la consiguiente cosecha de triunfos que estabilice su situación clasificatoria tanto en la Liga ACB como en la Euroliga. El trazado de octubre es escarpado y con una progresiva dureza en la segunda mitad.

El pabellón Fontes do Sar de Santiago de Compostela será el próximo sábado la primera parada para el Baskonia con el Obradoiro como anfitrión siempre incómodo. Para entonces, es de suponer que algunas incógnitas de enfermería estén despejadas, con Andrea Bargnani y Rodrigue Beaubois como puntos candentes. El frente doméstico aprieta a primeros de octubre. Seis días después de la visita a tierras gallegas, tocará la puesta de largo liguera en el Buesa Arena con el UCAM Murcia preparado para intentar dar el golpe a domicilio. Dos días después, el 7 de octubre, la exigencia se multiplica para un Baskonia que hará las maletas para aterrizar en el Palau y buscar hacer cosquillas al Barcelona en la tercera jornada de la liga doméstica.

Comienza la Euroliga

El plantel vitoriano entrará en escena continental el 14 de octubre con la llegada del Anadolu Efes de Velimir Perasovic al Buesa Arena. Primer escollo en una Euroliga cuyo calendario en su fase regular condensa aún más la cadencia de partidos. Tras el paso de los turcos, tocará recibir de nuevo en casa al Morabanc Andorra el día 16. Llegados al ecuador de octubre, el trazado de empina de forma considerable. La semana comienza para el Baskonia en Kaunas el viernes 21, donde debe plantar cara al Zalgiris. Sin un respiro, deberá comparecer en la matinal liguera el domingo siguiente en Badalona, con apenas 48 horas de intervalo y un Joventut fresco y listo para aprovechar cualquier síntoma de desgaste de los hombres de Sito Alonso.

El trasiego entre Kaunas y Badalona tendrá una última conexión antes de volver a casa. La tercera jornada de la Euroliga sitúa al Baskonia en la cancha del Real Madrid –martes, 25 de octubre– en el primero de los tres compromisos previstos para esta semana. Después de tres choques a domicilio, el conjunto azulgrana se reencontrará con su afición en otro duelo de altura ante el Olympiacos el jueves, 27.

La digestión deberá ser muy rápida ya que, tres días después espera el Unicaja en el Martín Carpena para cerrar un mes de octubre sin tregua.