El Correo
Baskonia

EUROLIGA

El Baskonia sale de caza en Kaunas

Akognon, clave en el triunfo del domingo ante el Andorra, de camino a los vestuarios
Akognon, clave en el triunfo del domingo ante el Andorra, de camino a los vestuarios / j. andrade
  • Los azulgranas, con Beaubois aún sin fecha de retorno, aspiran a mantener el paso firme ante la escuadra lituana

El Baskonia echó ayer el doble cerrojo para afrontar una larga travesía lejos de casa. Tras el entrenamiento matinal en el Buesa Arena, la expedición azulgrana tomó un vuelo chárter desde el aeropuerto de Loiu con dirección a Kaunas (Lituania). Alrededor de cuatro horas de vuelo sin escalas hasta alcanzar el primer destino de un largo fin de semana que terminará el domingo por la mañana en la cancha del Joventut, en Badalona. Dos duelos en tres días para un equipo que sale de cacería.

Y lo hace sin Rodrigue Beaubois, cuyo retorno se sigue posponiendo, tal y como informó ayer Sito Alonso. «Debemos tener paciencia. Ya la tuvimos después de la pequeña recaída que sufrió. Ahora está mucho mejor, pero no al nivel suficiente como para entrenar con nosotros. No veo su retorno cercano y no sé si podrá estar el próximo fin de semana», reconoció el entrenador.

En la primera parada en Kaunas, el Baskonia busca hoy su primer triunfo continental lejos del Buesa Arena, el que le permita continuar con paso firme en la carrera de desgaste de la Euroliga. Se presenta en una de las canchas más bulliciosas del continente, un Zalgirio Arena que espera agotar todas las entradas disponibles para completar un aforo de 15.442 asientos.

El fervor lituano por el deporte que gobierna en el país en todo su esplendor con un anfitrión como el Zalgiris. El Baskonia se zambulle en un ambiente más bullicioso que hostil para medirse a un histórico, aunque alejado en los últimos años de peleas elitistas. Sobrevive el club lituano como una institución legendaria que preservar después de años en los que no siempre ha podido disimular una seria crisis económica. Más allá de escalafones, el conjunto vitoriano encara las dificultades habituales de todo duelo continental a domicilio. Sito Alonso prepara a los suyos para «un ambiente adverso» y confía en el grupo para la resolución de los contratiempos que presente un rival «tremendamente duro, especialmente en el plano defensivo».

Recursos principales

El preparador no escondió las armas que espera utilizar en el cruce con el Zalgiris. De hecho, las enumeró ayer, horas antes de iniciar viaje hacia Kaunas. Confía en aprovechar los primeros segundos de cada posesión ofensiva para sorprender a los bálticos. Guerra relámpago en un juego de ataque sin especulaciones en el que también confía en sacar partido de las opciones que guarda su equipo en el juego desde el poste bajo. Y por encima de todo, la defensa es el gran ariete; la anticipación y el control del rebote. «El rebote es una situación de alarma constante para nosotros porque no somos un grandísimo reboteador. Necesitamos un gran trabajo colectivo para que no se note tanto. Además, la alarma se acrecienta con el nivel de rebote ofensivo que tienen ellos», avisó.

Sito Alonso se negó a incluir al Zalgiris en el vagón de cola de la nueva Euroliga y recordó que el equipo de Jasikevicius cedió en la cancha del Panathinaikos la pasada jornada «por pequeños detalles en los últimos minutos». En el bando lituano destaca la labor de Kevin Pangos, exbase del Gran Canaria, una incorporación que «les ha dado una variedad increíble en el ‘pick and roll’». La presión del calendario se incrementa y Sito Alonso aspira a madurar un buen reparto de minutos e incluso la especialización de «3 o 4 jugadores que, por sus características, tendrían que ayudarnos más en la ACB». «Saber que tienes que especializarte para que determinados jugadores tengan más descanso no es fácil. Pero creo que lo van a hacer muy bien», vaticina Alonso.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate