El Correo
Baskonia

BALONCESTO

La Copa dejó un impacto económico cercano a 20 millones en la última edición en el Buesa

Aficionados de varios equipos entran al Buesa la pasada Copa celebrada en Vitoria en 2013.
Aficionados de varios equipos entran al Buesa la pasada Copa celebrada en Vitoria en 2013. / Iosu Onandia
  • El estudio desvela que los ingresos directos provenientes del gasto de la organización, asistentes, medios acreditados, patrocinadores y proveedores alcanzaron los 10,7 millones de euros. Hacienda pública obtuvo 2,5 millones

La Copa del Rey tiende a ser un negocio redondo para las ciudades que la albergan, a tenor de los datos que aportan los estudios de impacto económico, siempre listos para justificar la inversión de capital público. Un torneo de semejantes dimensiones dinamiza el sector servicios y supone una jugosa fuente de ingresos que explica la ambición de ciudades y clubes para convencer a la ACB de lo adecuado de su designación como sede. El canon a pagar es fijo, un millón de euros, y el retorno acostumbra a multiplicarse con más o menos holgura.

Los números cantan, especialmente en los estudios que acostumbra a encargar la Asociación de Clubes para ilustrar el alcance económico de la Copa del Rey en cada lugar de acogida. La reunión de ocho aficiones en una misma ciudad durante un intenso fin de semana es la estampa distintiva del ‘torneo del k.o.’, la misma con la que suelen frotarse las manos hoteles, restaurantes y los dueños de negocios de transportes privados.

Según los datos hechos públicos en su momento, la última edición que se celebró en Vitoria en 2013 supuso un impacto económico total en todo el territorio alavés que se acercó a 20 millones de euros. Los cálculos extraídos por la consultora encargada del estudio desvelaron que los ingresos directos que originó aquella Copa del Rey provenientes del gasto de la organización, asistentes, medios acreditados, patrocionadores y proveedores alcanzaron los 10,7 millones de euros. Además, los ingresos para la hacienda pública quedaron cifrados en 2,5 millones de euros. La Copa del Rey disputada en 2015 en Las Palmas arrojó datos similares; 24 millones de euros de impacto económico.

Así, la celebración de la Copa del Rey volverá a convertirse en un elemento dinamizador de la economía alavesa y también en una fuente de ingresos para el propio Baskonia, que corre con una parte importante de la compleja intendencia que supone la organización del torneo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate